Rock al Parque 2017 y un cierre memorable

Por Sergio Verano León  Foto portada Simona Malaika @simonamalaika. Fotos galeria Oscar Perfer @perferoscar

Para los seguidores del rock en español y asistentes a la última versión de Rock al Parque, había planeada una noche “para no olvidar” y “un amor violento” para sus oídos. Fue toda una sorpresa ver en el cartel, el nombre de Los Tres, banda representativa del rock chileno y latinoamericano junto a uno de los más queridos por el público, Robi Draco Rosa.
Tras 20 años sin visitar Colombia, el cuarteto chileno liderado por Álvaro Henríquez, brindó un show en conmemoración a las dos décadas desde el lanzamiento de su álbum Fome así como un breve recorrido por su repertorio con los temas más importantes de las tres décadas que cumplen de carrera musical. Henríquez y Roberto “Titae” Lindl, integrantes fundadores de la banda, vinieron acompañados con Boris Ramírez (Batería) y Sebastián Cabib (Guitarra), quienes hacen parte del grupo hace algunos años. Sobre la tarima desplegaron su variado sonido que pasa por el rockabilly, el jazz, y su indiscutible fusión con las músicas tradicionales chilenas, que terminan por definir su sonido característico.
Canciones como Tírate o Déjate caer tal vez las más conocidas y escuchadas en la radio de nuestro país en los años 90, fueron coreadas por el público, incluso por los no tan conocedores de su obra. Otras piezas como La torre de Babel y La espada y la pared hicieron que la gente se animara a bailar a ritmo de rockabilly y que fueran entrando en el calor de la fiesta que poco a poco se acercaba a su fin. Después de una hora de concierto, Henríquez se despide dejando una esperanza sembrada en sus seguidores diciendo Nos veremos pronto, dando paso así al último show del festival.
El cierre estaría a cargo del puertorriqueño, quien conmemoraría los 21 años del lanzamiento del mítico Vagabundo, trabajo que contó con la producción del Colombo británico Phil Manzanera y la participación del colombiano Chucho Merchán en el bajo de Amantes hasta el fin. Ésta sería la tercera vez que Draco toca en Rock al Parque. La primera vez fue en 1998, donde tocó canciones del mismo álbum. Por esos días Draco venía afectado por la crisis que le generó la no aceptación y la crítica a su nuevo trabajo que para los medios no tenía cabida en el rock de la época. Sin embargo, el recibimiento que tuvieron sus canciones en ese show lo impulsó a creer que iba por buen camino. La segunda vez fue en 2004, cerrando la versión número 10 del festival, con una de las mayores asistencias registradas, y con un Draco más seguro y cómodo en tarima. En su tercera presentación, Robi y su banda, replican de principio a fin el que para muchos es un álbum emblemático y de culto del rock de habla hispana, llenando de un ambiente mágico el Simón Bolívar. Las diversas atmosferas por las que viajan dichas piezas musicales lograron revivir el ritual que era entregarse a la apreciación de esas letras desgarradas y poéticas encarnadas en su música. La conexión con el público fue especial y cargada de una humildad enorme. Se disculpó por el mal momento que pasaba en su primera presentación en el festival y manifestó el gran aprecio que tiene por Colombia y su gente, sintiéndose como en casa. Sin duda fue una noche memorable y una gran culminación la de la vigésimo tercera versión de Rock al Parque.

 

Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas