Miss Garrison, tesoro profundo del Pacífico.

Compartir

missgarrisonPor José Gandour @gandour

Hay términos superlativos que los periodistas correctos no usan. Temen sonar exagerados o comprometidos con lo que llaman equivocadamente “objetividad”. Hay cronistas, la gran mayoría muy respetables, que temen expresarse con alegría y con asombro cuando hablan de la música contemporánea. Algunos temen lucir desubicados. Otros creen que estamos en tiempos donde nada alcanza a igualar el talento de los clásicos y, quizás por una condenación cuyo origen desconocemos, no nos merecemos semejante placer. La prudencia los acompaña a la hora de escribir, no importando las veces que haya sido una compañera ingrata. Pero, por momentos como el de hoy, creo, como decía Morrisey, que la prudencia nunca paga.

Todo esto lo digo, porque el relato de lo vivido musicalmente esta noche puede parecer el pago por la gratitud de una sonrisa o las ganas de galanteo que pocas veces funcionan en los reporteros musicales. Igual, asi va: Hoy me permito afirmar que la banda chilena Miss Garrison está en el camino claro de marcar época, de decir que estos días del presente y los que vienen le pertenecen de manera sonora y visual con la claridad con la que pocas propuestas del continente podrían afirmarlo.

Su presentación en el marco del Festival Hermoso Ruido, en Bogotá, dejó a un público que los desconocía con la boca abierta. Fran Straube, la excitantemente ruda imagen frontal de la banda, subió a escenario en procura de su éxtasis personal, pasando por encima de los deseos de los asistentes. Ella lo hizo con la confianza de saber que tiene a su lado el ejército suficiente para no preocuparse por las limitadas aspiraciones del público. Sabe que va a dar más de lo esperado y su labor es llenarse de suficiente placer propio para atrapar toda la atención. Ojo, nunca afirmaría que  alguno de los miembros de Miss Garrison se muestra soberbio o cree estar por encima de la audiencia. Es simplemente que cada uno sabe que el deleite llegará al punto máximo primero en su mente, no importando si hay 10 o cien mil personas al frente.

El sonido de Miss Garrison está conformado de capas oscuras que van saltando una encima de la otra, procurando esa pequeña muerte que todos sin querer anhelamos, donde la voz de Straube, quien se turna rápidamente entre la bateria, la percusión electrónica y los teclados, es una textura más, la más seductora de todas, la que señala la ruta de su atrevido trip hop maldito que a medida que pasan los minutos aprieta nuestro estómago, sabiendo que pronto seremos presas cautivas durante el tiempo que el suave veneno sonoro muerda nuestros oídos. Miss Garrison hace música del siglo presente sabiendo que sus canciones cabalgan la vanguardia sin necesidad de una grosera necesidad de agradar a todos los oyentes. Quienes se lo permiten, sabrán que el premio del viaje propuesto será la celebración inesperada, el tesoro profundo que pocas veces encontramos, ese que sobra todas las obviedades con las que día a día el mercado musical nos ofende y nos trata de envolver. Miss Garrison es la historia del riesgo por encima de la prudencia, y por ello ha llegado el momento de reconocer la belleza que están construyendo frente a nosotros.

**************

Posdata: Hace un poco más de un año, en nuestro extinto espacio radial en la emisora Konradio, tuvimos el placer de entrevistar a Fran Straube. Nos complace volver a compartir esos minutos con todos ustedes.

Sesión de música rebelde conMiss Garrison 22 de julio 2014 by Zonagirante on Mixcloud

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas