Rock al Parque: Día 3 (Santiago Rivas)

Compartir

dia3rivasbannerSrOstia-opcionalPor Santiago Rivas @rivas_santiago Foto: Oscar Perfer @perferoscar

El tercer día de Rock al Parque fue tan políticamente activo como el segundo. Es curioso, porque normalmente el lunes festivo de festival es complaciente en muchos sentidos, con lo que se entiende como “el gran público”. Eso normalmente incluye tener grupos menos cargados de beligerancia política. Pero esos son los tiempos que vivimos. Lastimosamente, la mayoría de la gente que va a Rock al Parque es abstencionista o apática. Indignados sin ganas de hacer nada, como la gente en twitter.

Tuve la fortuna de llegar justo a tiempo para GBH, a los que tuve la fortuna de oír por primera vez. Me gustaron tanto, que sentí vergüenza por no conocerlos de antes, pero eso solo comprueba la maravilla que es tener un festival al que podemos ir a sorprendernos. El street punk de GBH era exactamente lo que necesitaba oír en Rock al Parque: anárquico, divertido, lleno de vitalidad y con un sonido compacto y poderoso. “Perdieron la cresta, pero no las mañas”, como bien dijo Hernán Sansone.

A ellos le siguió la banda argentina Las Manos De Filippi. Me contaba Sansone (gran compañero de festivales) que ellos compusieron originalmente Señor cobranza, la canción que hizo archifamosos a los Bersuit Vergarabat. Me contaba que uno de ellos es troskista y otro de ellos anarquista, ambos militantes comprometidos. Yo no sabía qué esperar, pero tampoco quería esperar mucho para verlos. Otra de las mejores bandas del festival. Combinando el rapeo con las pistas y esquemas muy sencillos de guitarra, algo de punk, algo de dub, algo de música mestiza ¿Dónde habían estado todo este tiempo? Sus letras son combativas e ingeniosas, su discurso no es recalentado ni cansino. Bien nos iría si los oyéramos más a menudo.

Deafheaven fue otra buena sorpresa. No son mi banda favorita del festival, ni cerca, pero tienen algo muy interesante, lejos de su pose y su vestimenta (“son los hipsters que hacen black metal”, me habían dicho). No hacen precisamente “black metal”; tienen una base blackera, pero su sonido alcanza ciertos tonos de gótico, con esos valles sin voz largos, y esos riffs lentos, llegando a colindar incluso con el emo. No me malinterpreten, no todo lo que se hizo por ese lado es malo. Al contrario, si algo, esta sería la salvación de ese sonido que se perdió entre sollozos y tatuajes ridículos de lágrimas, gracias al influjo salvador del black metal.

Burning Caravan es un buen grupo. Tocan divinamente, eso que ni qué, y componen letras gustadoras que le llegan a la gente. Son directos, y talentosos, cada uno en su instrumento. Yo, personalmente, todavía no la logro con los disfraces, ni con que digan (ya no sé si ellos o sus fans) que se trata de una banda de “balkan”. Para empezar, el “balkan” no es un género. Lo es, tanto como lo puede ser el “world music”. Es decir, está compuesto de muchos géneros (polkas, klezmer, tallava, manele, chalga, etc.) y además tiene un universo instrumental muy complejo, como lo puede ser el latinoamericano o incluso solamente el colombiano. Es decir, que Burning Caravan es una buena banda. Excelente, de hecho, y con un amplísimo margen de preferencia entre la gente. El problema es que las poses (y disfrazarse de gitanos, pilotos de globo, o europeos de entreguerras es una pose) no duran mucho. Si ellos quieren hacer polkas y valses y fanfarrias, me parece excelente, pero deberían empezar a planear una identidad que les permita sostener la calidad de su música, porque lo escénico se agota.

Esperaba con ansia a Todos Tus Muertos, responsable de tantos buenos momentos en fiestas que se han sucedido desde finales de los noventa, y que siguen animándose cuando uno los hace sonar. Una vez oí tres canciones, ya tuve suficiente; una amiga dice que están recalentados, y para mí no es tan radical, pero no está lejos de esa misma idea. Es una lástima, porque hacen buena música. El problema es que están congelados en el tiempo, de manera que los dejé flotando en algún lugar intermedio entre este Rock al Parque y el del 98, y me fui a la otra tarima.

Baroness es una bandaza. BANDAZA. Hacen rock con todas las posibilidades a su alcance. A veces tocan riffs de metal, a veces de hard rock, e incluso hacen arreglos suaves, como de glam de los ochenta. La voz es poderosa, usan apenas la cantidad justa de pistas electrónicas, como si tuvieran perfectamente claro cómo quieren sonar. Por momentos se acercan al sonido épico de Muse, pero no se parecen en nada. El front man se ve como si Pep Guardiola hubiera entrado a “Duck Dinasty”, el guitarrista, sumamente virtuoso, parece salido de los ochenta. Son interesantes de ver, tanto como de oír. Excelente grupo para cerrar la tarima Bio.

Y al final, el plato fuerte, de verdad. Vuelvo sobre mi idea vieja, de los grupos que son arquetípicos, y suenan como debería sonar un género entero, o como aspira a sonar la mayoría de las bandas que lo representan. Suicidal Tendencies, definitivamente, es el grupo arquetípico del hard core, más incluso que Sick Of It All, que tiende más hacia el punk, que prefiere la contundencia sobre el disfrute, canciones más cortas y más golpeadas.

No crean que el goce es ajeno a géneros como el hard core. De hecho, ver a Suicidal Tendencies es un placer, no solo porque toquen bien, con fuerza y cadencia. No es solo que usen perfectamente los rapeos y fraseos y gestos, que las canciones sean todas divertidas de oír y que sean una leyenda de su género. Verlos es una fiesta. Se divierten, interactúan con el público, dan todo de ellos en tarima y todos los que estuvimos anoche en el Parque Simón Bolívar no podemos estar menos que muy agradecidos por el espectáculo que dieron. Eso, y que Dave Lombardo es un monstruo de baterista. Monstruo. Gigante. Yeti. Genio. Fue un cierre inusual, pues no suele dársele tanto gusto a nuestros abnegados jarcoreros, pero mereció la pena completamente.

Hasta aquí mis crónicas de Rock al Parque 2016. Gracias a todos los que me regalaron frases para usar en esta crónica, que espero, como siempre, les sirva de algo. Los dibujos están en el instagram de Zonagirante.com, para que les echen un ojo. Pronto les mando mis conclusiones finales del festival.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas