Alvin Schutmaat, el youtuber inesperado

Por José Gandour @gandour

A Alvin Schutmaat, hasta hace pocas semanas, se le conocía en el ambiente musical colombiano como uno de los más destacados musicos y productores de la nueva oleada de géneros contemporáneos. Su trabajo con su agrupación Schutmaat trío ha recibido las mejores críticas de la prensa especializada. Ha participado en diversos proyectos locales como músico invitado y actualmente ejerce también como profesor en la Universidad Reformada de Barranquilla. Pero desde hace unos días decidió lanzarse a la “carrera” de youtuber, asumiendo con humor su crítica hacia ciertos fenómenos de la cultura latinoamericana, más específicamente a lo que sucede en temas músicales en el ámbito comercial. La verdad es que sorprendió a muchos de sus colegas, porqué arrancó hablando de la construcción de canciones populares que han reventado los oídos de la audiencia del continente, y etiquetándolas, sin ningún tipo de anestesia, como “música de mierda”. Aprovechamos la tarde para charlar con este nuevo fenómeno de las redes sociales y aprovechar a recopilar sus conceptos de los que pasa en materia musical en estos días.

¿Qué encontró en su labor de youtuber que no había hallado en otro papel dentro de la escena musical?
Poder decir lo que pienso, sobretodo usar el humor sin tener miedo a que voy a ofender a alguien. La música que hago y que me gusta escuchar está más centrada en transmitir sentimientos, o ideas estéticas, totalmente independientes de una opinión o una manera de pensar. Estos videos los veo como un medio para encontrar las cosas con las que estoy inconforme, y encontrar humor en eso. Digamos que es una manera de expresar algo que no puedo a través de la música.

 

 Ok, de ahi parte la siguiente pregunta: ¿Cómo siente que el mercado musical está marchando?
 La verdad yo no lo veo como “un mercado”, sino varios, bastante distantes incluso. Me parece que lo que está pasando en los medios más grandes latinos es vergonzoso; en 15 años creo que vamos a mirar atrás y burlarnos de cómo sólo había un género musical increíblemente aburrido que todo el mundo tenía que hacer. Si hasta Carlos Vives está haciendo reggaetón, ¡es ridículo! En cuanto al otro mercado; el independiente, yo lo veo mucho más evolucionado que cuando empecé (2010), y si creo que hay cosas muy interesantes pasando. En eso si soy bastante optimista, así aún falte muchísimo para poder tener una cantidad considerable de actos que puedan ser autosostenibles.

¿Qué le hace pensar que Despacito, siendo la canción más escuchada en la historia de las plataformas digitales, sea una canción de mierda?
Realmente no me parece lo peor que se ha escrito jamás; incluso algo de talento y mérito hay en la gente que lo hizo. No tengo nada en contra de Fonsi, ni Daddy Yankee; ellos estan haciendo su trabajo y les ha dado frutos y están felices con las millonadas que han hecho. Lo que me molesta es cuando empezó a sonar en todos lados; en cada rincón, hasta el punto en el que uno no tiene la opción de no escucharla. Lo que si me parece es que tiene mucho más éxito del que merece, y no es una gran canción, que repite un montón de fórmulas que han probado ser exitosas miles de veces. Yo diría que lo mierda es que la canción es una maravillosa estrategia de marketing, porque de arte no le veo mucho.

 

¿De dónde viene esa idea de que el latino sólo puede escuchar (popularmente hablando) lo que ahora llaman genéricamente “lo urbano”?
Es una exageración; una burla a lo que los medios nos hacen pensar, porque si nos metemos a revisar las listas de Billboard (que se supone que son las canciones más escuchadas cada mes), prácticamente todas las canciones son reggaetón; y los artistas grandes que no hacían parte de eso, ahora tienen la presión de colaborar con reggaetoneros o hacer hits “urbanos”. Si lo comparamos con una lista de hace unos años, había muchísima más variedad. Incluso he oído decir a productores musicales que el reggaetón es el nuevo pop.

Si un extraterrestre decide bajar de su nave espacial y lo visita en su casa, siendo usted su primer contacto real con los humanos, ¿cómo le describiría el reggeton?
(Risas) Como una cuidadosa organización de sonidos o ruidos, enfocados en generar en los humanos movimientos rítmicos repetitivos (cosa que llamamos baile), que en éste contexto tengan la función de ser un ritual de apareamiento, acompañado por mensajes verbales (letras de las canciones) que estimulan la posibilidad de lograr coito con una pareja sexual.

¿Cree que esto es una moda pasajera o el reggeton llegó para quedarse por muchos años?
Creo que hace 15 años todos pensamos que el reggaetón era una moda pasajera. En gran parte por lo monótono que es; sin embargo hoy en día es más popular que nunca. Yo creo que va a seguir ahí muchos años; tal vez alguien utilice el género y haga cosas más profundas e interesantes y revolucione la música. Yo creo que no se va a ir del todo, pero si creo que eventualmente nos parecerá chistoso cómo en esta década absolutamente todo tenía que tener ese ritmito.

 

¿Cómo ha sido la respuesta del público a sus videos?
Muchísimo más grande de la que planeé; el primer video que hice tiene casi 1.000.000 de visitas en facebook, y mi canal va para 7.000 suscriptores, en un mes! La verdad no creo que mi “mensaje” sea nada revolucionario; más bien, digo cosas que muchas personas estábamos pensando; cosas un poco trágicas. Y creo que la gente le encuentra valor a lo que estoy haciendo en la manera en la que digo cosas que ya estaban pensando, pero busco humor en ellas. Este proyecto que de verdad no se toma tan en serio.

¿Cuáles serán sus próximas “victimas”?
La única víctima a la que le tengo el ojo puesto es al estado actual de la cultura en Latinoamérica. Si cogiese otro reggaetón para criticarlo, probablemente terminaría repitiendo lo que dije en el video de Despacito. Y tampoco voy a centrar el canal en criticar el reggaetón. Incluso, ya hay videos publicados que hablan de otras cosas; pero siempre burlándose del estado de nuestra cultura.

 

Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas