Cráneo: Un asado videográfico diferente

Compartir

craneoPor José Gandour @gandour

Dentro de nuestra nueva sección llamada Creativos, nos interesa meternos a fondo con lo que ocurre en la relación entre música e imagen, más en tiempos modernos, donde, en medio de cada poseedor de cámaras de alta definición que inundan el mercado, es limitado realmente el número de profesionales que trabajan en el mercado audiovisual y marcan la pauta con sus proyectos. Cráneo, empresa argentina creada en 2011, ha logrado destacar por sus en sus múltiples labores, que incluyen documentales, campañas institucionales, cortos publcitarios y, por supuesto, videoclips.

Hemos entrevistado a Matías Mera, director y productor, socio fundador de la empresa, quien nos ha contado las características particulares de Craneo:

¿Qué es Cráneo?
Una multiproductora audiovisual. Un espacio donde rompemos la lógica tradicional que divide a las productoras según especializaciones. La vocación de Cráneo es por contar historias y transmitir contenido y sensaciones. El envase de estos es secundario.

¿Qué tipo de productos hacen?
Desarrollamos seriados documentales televisivos, centrados en temáticas sociales. Nuestro ciclo Mujeres de overol, por ejemplo, fue seleccionado por la RED TAL de televisoras educativas y culturales latinoamericanas, para ser replicado en una decena de países. Tenemos una producción televisiva que incluye una treintena de este tipo de formatos, ya sea en seriados de episodios de 26 minutos o bien microprogramas. Desarrollamos también una gran cantidad de videoclips. Este área nos ocupa en particular ya que entendemos que es un espacio de creación que esta redefiniendose a partir de la invasión del video a internet, luego de un periodo de crisis que se originó con el cambio de rumbo de los principales canales que se abocaban a su difusión. Realizamos también campañas institucionales, como la producida para la Organización Internacional del Trabajo, pero también contenidos netamente comerciales, como cortos publicitarios. Actualmente además lanzamos nuestro primer seriado de ficción, llamado Humo. En él estamos a cargo de la realización, acoplados a Pablo Mileo, el director de la revista Soy Rock y Diego Kurz, guitarrista de la banda El Bordo. El formato es lo novedoso, ya que la propuesta son micros humorísticos de menos de un minuto, que son subidos al canal del proyecto diariamente.

Dentro de todo este plan de acción, ¿qué espacio ocupan los videoclips musicales?
Uno muy importante, ya que representan una elaboración colectiva con distintas bandas y eso nos impone desafíos creativos mas que interesantes. Tomamos cada video como un corto cinematográfico. Intentamos encontrar el “color” de la canción y a partir de él empalmar la historia. Agradecemos a todas las bandas que nos dan total libertad a la hora de realizar un videoclip. Con bandas como Salta la banca de Argentina, hemos realizado varios clips. En cada uno hay una estética puntual y un desarrollo propio. No nos asusta parecer eclécticos en estética y narrativa, sino que nos motiva a la hora de realizar. El clip además permite un código onírico y desestructurado para contar historias que nos genera un placer inmenso.

En su opinión, ¿siguen siendo los videoclips herramientas efectivas de promoción musical?
Si, mas que nunca. El video, como formato, tiene un crecimiento exponencial en la web. Nada se sube mas que vídeos. Supera a fotos, textos, audios. Hacia el 2020 se calcula que el 90% del contenido web serán vídeos. Para una banda que quiera trascender, llamar la atención o difundir su música es imposible no tener en cuenta este aspecto. Si uno mira la atención que le prestan la mayoría de las banda del mainstream internacional a sus vídeos, se va a dar cuenta que el clip esta mas vivo que nunca. Quizá ha mutado en el sentido de que ya no se realiza una superproducción del primer corte, sino que se apunta a tener vídeos de la mayoría de los temas, pero la vigencia del formato esta mas viva que nunca.

¿Qué diferencia marcan los videos de Cráneo frente a los demás?
Es dificil plantear la diferencia. Hay excelentes realizadores, que llevan mucho tiempo en esto y son una permanente fuente de inspiración. Lo que puedo decir es qué características puntuales tienen nuestros trabajos. En primer lugar un esfuerzo porque se diferencie de cualquier idea anterior. Buscamos una identidad propia para cada trabajo. En segundo lugar, cuidar especialmente la imagen y buscar que cada realización tenga un elemento distintivo, algo que la haga especial. Que el espectador pueda decir “ese video que….” y terminar la frase con algo que lo convierta en único, o al menos diferente. En tercer lugar el mecanismo colectivo de elaboración. Dejarle bien claro a la banda antes del rodaje, que queremos lograr y luego en set, incorporar a todo el equipo a la proposición de ideas. El cine y sus derivados son artes colectivos. Si bien yo ocupo un lugar de dirección, la dirección es solo eso. Darle una vía de expresión al conjunto que esta produciendo. Proponerles un camino. Luego cada uno aporta lo suyo. Creemos que en nuestras producciones puede verse eso.

¿Hay algo que tengan en común los clientes musicales de Craneo.tv, aparte de simplemente haberlos contratado para hacer una pieza videográfica?
Creo que el denominador común es la forma de trabajo y el respeto por el rol que juega la productora. Hay un respeto mutuo con el artista y por lo general las bandas con las que trabajamos entienden que rol jugamos y lo respetan. Por fuera de eso, a nivel genero musical no hay diferencia. Nos motiva hacer a Calle 13, como a Nene Malo. A 2 minutos, como a Ana Free. A Brenda Asnicar como a los Newyorkinos de Outernacional. Lo que pueden llegar a tener en común es la apertura para proponernos un tema y a partir de eso trabajar el producto final de manera colectiva. Nadie viene con ideas cerradas.

¿Con qué tipo de proyectos musicales no trabajarían?
Ninguno realmente. Cada genero cuenta algo y si esta bien hecho nos interesa. Es como el cine. Cada autor pinta su pedazo de realidad y una visión de las cosas, y eso siempre que este bien hecho es interesante. Obviamente no trabajaríamos con una banda que difunda ningún contenido ligado al racismo o cualquier cultura del odio hacia una minoría oprimida. Pero por suerte no nos cruzamos con ese tipo de artistas. Ni nos buscan ni los buscamos.

Por último, ¿cómo ve el panorama del videoclip en América Latina? ¿Hay piezas que le llamen particularmente la atención?
El gran desafío de los artistas latinoamericanos es comprender la importancia del clip. Producir un buen clip es caro y requiere una inversión. Anteriormente las discográficas realizaban un aporte en este sentido a través de lo recaudado en venta de discos. Hoy son las bandas en la mayoría de los casos quienes financian los clips. Salvo en el caso de los artistas del mainstream, que no son más de cincuenta, el resto lucha por que las compañías hagan un aporte que por lo general nunca es suficiente. Por otro lado, la saludable invasión de cámaras HD, generó que cualquier personas pueda filmar. Esto está perfecto y representa la posibilidad de que cualquier banda, pueda tiene run clip realizado por un amigo. Pero por otro lado genera una competencia que desprofesionaliza el género. A veces cuesta explicarle a un músico como alguien puede productor un clip con diez veces menos presupuesto que otro. Yo les explico con un ejemplo bien argentino. Un videoclip es como un asado. Podés hacerlo de la carne mas barata o bien incluirle achuras, quesos, un buen vino. Siempre va a ser un asado. Pero el producto será muy distinto.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas