Nortec: El elegante fin de un sonido.

Compartir

nortec

Por José Gandour @gandour

Si hubo una institución que logró diferenciar las propuestas latinas de lo que se hacía en el resto del mundo de la música electrónica mundial fue Nortec. Este colectivo de músicos mexicanos, que alzaron sus sonidos desde la frontera, supo hacer popular esa mezcla de sonido norteño con el techno de influencia europea, para poner a bailar a todo el planeta durante más de 15 años. No sólo fueron protagonistas de festivales por todo el mundo y su música hizo parte de muchas bandas sonoras personales y cinematográficas, sino que, además, fueron inspiradores de muchos proyectos del continente que, a partir de lo visto en Tijuana, comenzaron a fusionar sus ritmos autóctonos con las intenciones musicales del momento.

Pepe Mogt, conocido como Fussible, fue uno de los fundadores de esa ejemplar empresa, y, junto a Ramon Bostisch, uno de los sobrevivientes finales de este proyecto. Ellos, después de todo este tiempo, y al publicar hace unos meses su álbum Motel Baja, han anunciado el fin de Nortec. El fin de un ciclo. Aquí nuestra conversación:

Motel Baja, lo anunciaron hace unos meses, está programado como el último disco de Nortec, ¿siguen pensando igual? ¿No hay retroceso en la decisión?

Con Motel Baja nosotros cerramos el ciclo Nortec, hemos hecho música electrónica más de 10 años antes de Nortec, creo que 15 años que ha durado el proyecto es suficiente. Seguiremos juntos Ramón y yo pero haciendo otra electrónica. Nortec lleva 15, y hemos editado varios discos, remezclas, etcétera, etcétera. No hay retroceso en la decisión. Hacemos la gira Motel Baja, uno o dos años y le seguimos a lo nuevo que estamos haciendo.

¿Se agotó el sonido Nortec o ustedes se agotaron de él?

El sonido pudiera dar más, pero ya hemos hecho de todo con él. Desde sus inicios que era puro sampling y sintetizadores, hasta empezar a incorporar músicos auténticos de la norteña y de la banda hasta pasar por una orquesta filarmónica. Ya experimentamos bastante, 15 años son suficientes para nosotros, ya hemos aprendido bastante de Nortec, nosotros mismos lo hicimos. Simplemente no es un proyecto de vida, no me veo tocando Nortec por toda la vida cuando en la electrónica hay infinidad de cosas que faltan por hacer.

De todos modos, siempre habrá el nostálgico que en alguno de sus sets en vivo en el futuro sugerirá volver por un momento al pasado, ese sonido se guardará en una caja fuerte para nunca más volver…

Quizá alguna vez lo ponga en algún dj set. Tampoco es que ya no quiera escucharlo jamás, todo lo que hice con Nortec afortunadamente todo fue de mi agrado, de otra manera no lo hubiera compuesto. Lo que quiero dejar claro es que ya jamás volveremos a componer con esa fusión. Motel Baja fue nuestra tesis por así decirlo del sonido Nortec

Una tesis que se elaboró con invitados de lujo. ¿En que contribuyeron esos invitados en esta última producción?

Se invitó a Uwe Schdmit para el tema de Preciosa, participó con unos sintetizadores muy a su estilo. Trajimos a Argenis Brito a cantar en Tele-VCO. Tina y Chriz Franz de Tom Tom Club y fundadores de Talking Heads a colaborar en la composición del tema Motel Baja. A Wolfgang Flür con el tema Moda Makina, que pareciera que la letra la sacó directamente de su libro I Was A Robot y amigos cercanos de Tijuana como Gerardo Molina, Melo Ruiz y Luis Elorza.

¿Y que pasó con los viejos integrantes del colectivo? Era un buen momento para meterlos en este último trabajo, ¿no?

¿Cómo? Desde 2007 que ya no hacemos nada juntos. Ya pasaron más de 9 años que no hacíamos nada para un disco. Por eso Bostich+Fussible nos fuimos por el Tijuana Sound Machine y los proyectos individuales como Latinsizer o Point Loma. Entre robo del nombre, envidias, ondeadeces, mejor nosotros nos concentramos en producir y componer música, al fin y al cabo eso es lo que disfrutamos y lo demás que siga su curso, definitivamente llevamos otro ritmo.

¿Cómo definirias, ya cerrando el telón de la experiencia, el sonido Nortec, aparte del detalle lógico de la fusión?

Es la deconstrucción del sonido Norteño y Banda Sinaloense por medios electrónicos. así de simple, fue reciclar ese sonido de la calle y convertirlo en un sonido agradable a nuestros oídos. Motel baja (es mi opinión) es un cierre adulto de ese sonido. Una experiencia definitivamente más estilizada, más “elegante”, ¿me equivoco? Como lo dije anteriormente, es una especie de tesis del sonido. En Motel Baja se suman todas esas experiencias que adquirimos desde finales de los ochenta, en lo exclusivamente electrónico que hacíamos hasta lo que inició como Nortec en 1999, todo eso en un disco.

¿Son conscientes de cómo pusieron en el mapa a Tijuana frente al mundo?

Pues son de esas cosas que no esperas, que de una fiesta que armamos nosotros mismos, es decir amigos y así en Tijuana y de repente estaban aquí la gente de NY Times, Time Magazine, Rolling Stone, Wire, Wired y otras cubriendo esto en el año 2000-2001. Eso fue el detonante para que al menos la parte de la música electrónica de esta región se pusiera en el mapa, ya que, bueno, Tijuana musicalmente tiene su historia musical de muchísimos años atrás desde los 60’s hasta los años 30’s. De hecho creo que ya fusiones como Nortec se habían hecho aquí desde esos años, no con Norteño pero si con sonidos mexicanos y extranjeros, y que volvieron popular a la ciudad en Cine y prensa back in the day.

Pero ustedes fueron más populares en el cometido, eso no es pretencioso reconocerlo.

Pues fue la época que nos tocó y que seguramente ya vienen otros en camino que les tocará.

Conocemos tu obra paralela, ¿tu futuro musical irá por ese lado? ¿Qué viene en tu sonido personal?

Personalmente estoy ahora trabajando en una obra que me llevará 2 años mas finalizarla titulada La4 440 Hz (La4 Cuatro Cuarenta), en referencia al estándar de referencia para afinar la altura musical refiriéndonos al sonido que produce una vibración repitiendo un ciclo o suceso cada segundo. Esta frecuencia de sonido es la referencia de afinación para los instrumentos musicales tanto acústicos como en los sintetizadores utilizados en la música electrónica. La4 Cuatro Cuarenta es una obra que consiste en 40 piezas de música electrónica en las que haré un recorrido sónico y de composición de los últimos 40 años. 40 piezas, 4 décadas de tecnología y sonido, es una aventura de la cual estoy muy entusiasmado. Ramón y yo estamos preparando sets en vivo que se conviertan en sólo música que escucharás en las presentaciones y nada más ya que son puras improvisaciones. Además, igual, Point Loma de Ramón y Latinsizer seguirán produciendo.

Para más información, consulte las siguientes páginas:

https://www.facebook.com/nortecbf

 

 

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas