Chico Ninguno & Joyaz: Respeto por el pop

Por José Gandour @gandour

Si la intención de un proyecto musical independiente es hacer pop, se corre el riesgo de, en el deseo de lograr llegar a las masas, sonar parecido a unos cientos de miles de artistas que tienen los mismos planes de conquista del mundo. Al no contar con los grandes capitales de promoción y respaldo que tienen los músicos más destacados, la meta debe ser, entonces, marcar la diferencia por lo alto, al menos en la elegancia del desarrollo de la idea. No sabemos cuántos espectadores se van a emocionar, pero al menos quienes escuchen el material, si se ha cumplido con la premisa de la distinción, se sentirán agradecidos por el esfuerzo.

Chico Ninguno & Joyaz es la unión de dos artistas de La Plata, Argentina, relacionados con el electro pop, que se entrelazan en la aspiración de lograr, con el buen uso de sintetizadores virtuales y cajas de ritmo, melodías que emocionen en su construcción y una ternura creible que sacuda corazones sin obligarnos a empalagarnos excesivamente. En conjunto han sacado un compilado de dos canciones, Estoy aquí y Silencio, que, podemos afirmarlo, logran transportarnos en un buen viaje virtual, sin necesidad de elementos exagerados ni jarabes innecesarios. Lo suyo es un esquema sencillo construido con buen gusto y con cariño, donde los colchones sonoros construidos por los teclados y un redoblante incisivo señalan el paso de una composición perfectamente radiable.

Este trabajo pertenece al creciente catálogo de la nuevo sello independiente Central Eléctrica Discos, con sede en Buenos Aires, que ha ido publicando nóveles propuestas de la escena electrónica argentina, con el ánimo de, a pesar de las circusntancias económicas del momento, impulsar de buena manera el talento local. Buena suerte con eso, muchachos.

 

Ir a la barra de herramientas