Ciudad de los Sauces: La ternura más seria

Compartir

ciudaddelossauces2Por José Gandour @gandour Foto de Ramiro Peri

Ciudad de La Plata, ciudad de milagros musicales. Eso lo repito cada vez que escucho una joya rockera que proviene de una de mis urbes favoritas de este hemisferio. Latinoamérica tiene mucho que agradecerle a  este punto de creación artística, localizado a 56 kilómetros de ese monstruo maravilloso que es Buenos Aires.

Y esta vez lo digo porque por fín Fede Kempff y su grupo Ciudad de Sauces lanza su álbum Saltamos al abismo. Lo digo porque pocos artistas contemporáneos saben manejar la ternura de forma más conmovedora y, a su vez, empoderante, en cada una de sus canciones. Hace poco reseñamos su ep Viajeros, una pequeña obra de arte que adelantaba de buena forma lo que hoy ya es una realidad. Lo que sospechábamos se cumplió: Saltamos al abismo es un compilado de 9 canciones que alegran por su inteligente candidez, por su intenso toque al corazón y porque hace pensar que aún el pop rock de nuestros tiempos, sin necesidad de artificiales agresividades sonoras, puede contener la rebeldía más intensa de estos días.

Este es un disco que tiene una elaboración sónica emocionante, donde pequeños detalles del teclado, el peso adecuado del bajo, la sabia intervención de las guitarras, y la contagiosa voz de Kempff logran  un excitante  equilibrio de la belleza. Temas como Los impulsos, Viajeros, Luz o Los finales hacen que el oyente agradezca que aún haya un sensibilidad honesta rondando por ahí, sacando discos que posiblemente no pretenden competir con los álbumes más vendidos, pero que comprende que la labor del artista es dar valor a los días del resto de la humanidad, al menos por unos cuantos minutos.

Ciudad de los Sauces no tiene maquinaria detrás suficiente para que todas las radios de este estilo de música puedan programar sus canciones a lo largo del continente, pero usted, amable lector que seguramente se resiste a la tiranía y a la corrupción de ese tipo de emisoras, puede permitirse el lujo de escuchar este trabajo y repartirlo entre sus amigos para que este buen trabajo se difunda como es debido. Si lo hace, estoy seguro que más de un ser querido se lo agradecerá.

P.s. Un dato adicional: Este disco puede ser descargado de manera gratuita. Simplemente siga las instrucciones.

 

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas