Por José Gandour @gandour

Creo que esto ya lo habíamos discutido antes. Alguna vez dijimos en Zonagirante.com que muchos se habían alejado del Rock porque buena parte de las bandas que decían ejecutarlo se habían vuelto rígidas, muy cerradas en su concepto, excesivamente dogmáticas. Algunos de sus músicos se tomaban demasiado en serio su discurso, su gremio, su tribu. En lugar de ser inclusivos, presumían de ser los seres más inteligentes del mundo por distorsionar el sonido de su guitarra y andar armando escándalos innecesarios por doquier. A las nuevas generaciones, al menos a una porción importante de sus integrantes, ya no les divierte el rock and roll porque ya no sienten que en él está la conmoción, el júbilo, la rebeldía. Solo está la dictadura de la nostalgia, el insano regreso a tiempos que ya no volverán.

Pero por suerte el espíritu del garage sobrevive en ciertas agrupaciones encargadas de recobrar la actitud y el placer. Por suerte aún existen artistas que saben hacer magia con canciones de tres minutos y medio o menos. No necesitan de los complicados artilugios ni la pirotecnia para deslumbrar a sus seguidores ni de estadios donde exhibir estruendosas experiencias para excitar a los que todavía ven en el rock un ser viviente y en evolución, sin importar lo que digan los abuelos o los radicales llenos de clichés mandados a recoger. Por suerte, verdaderos amigos en el gozo,  todavía podemos escuchar discos como Bestiarium, de los argentinos residentes en Euskadi, Capsula. 

 

 

Martin L Guevara y Coni Duchess siguen siendo una de las parejas más sexies del género. Pasan los años y no pierden la magia en su quehacer. Temas como Sphinx, Away from heaven, Siren´s lips y Magnets (ese riff de entrada paga solo el disco entero) dan fe y confianza en su fusión de glam, punk y stoner rock, en la sensibilidad de sus melodías, en la exhultante rabia que aún permanece en sus venas. Siempre existe el respeto por David Bowie en canciones como Around y Dry your mind. La tristeza aún tiene asidero en la realidad al escuchar  Cry for You. Y dando broche broche de oro, su versión de Russian Roulette (original de The Lords of the New Church), es un cover para enamorar a cualquiera. En fin, Bestiarium es una intensa sacudida llena de vida de 12 grabaciones que nos recuerdan, en medio de tanto zombie repetitivo, que todavía hay algo que esperar en ese gran circo llamado Rock and Roll.

Usted podrá decir que Capsula no tiene la popularidad que se merece y que nunca serán tan visibles como los Rolling Stones o como sus malditos héroes personales, como son MC5, The Stooges, The Yardbirds, Pescado Rabioso, o T-Rex. No importa. Mientras a usted y, a través de su mensaje, al resto de sus amigos los complazcan, todo, por el momento, va a ir por buen camino, como deberían realmente andar las cosas en este mundo.

 


Comparta con sus amigos
  • 95
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    95
    Shares
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com

Pin It on Pinterest

Share This