Por equipo de Zonagirante.com @zonagirante

(Nota del editor: La música también hace parte de la protesta social. En este caso se han unido distintos artistas y productores de todo el planeta para acompañar a los chilenos en sus reclamos para sacar este compilado de 52 intensos cortes listos para celebrar en la pista de baile, hechos no sólo para emocionar al cuerpo sino para ejercitar la mente y el alma. En fin, es un feliz hecho que contradice ese fallido preconcepto que dice que la fiesta no acompaña los pedidos de cambio que piden los más desfavorecidos. Todo lo contrario: la invitación está en combatir el egoismo con alegría, con las mejores expresiones sonoras. Para explicar de la mejor manera posible este trabajo discográfico, incluímos el texto de Ezequiel Fanego, que acompaña la promoción para prensa de Despertar: Chile)

«Este compilado fue hecho con urgencia para llamar la atención sobre la actual situación que atraviesa Chile. La amistad, los lazos comunitarios, la rebeldía, la autonomía de los cuerpos y la demanda igualitaria que se expresan en estos días en sus calles constituyen para la derecha neoliberal una imagen imposible de tolerar, porque permite entrever que otra vida distinta es posible.
Los veinte años que duró la sangrienta dictadura de Pinochet no sólo terminaron con el gobierno socialista de Allende, convirtiendo al país en el primer laboratorio neoliberal del mundo, sino que lograron infundir un profundo miedo en su pueblo. Cualquier visión alternativa al cálculo económico, al individualismo y la meritocracia fue silenciada, incluso luego del retorno de la democracia. Pese a los altos índices de desigualdad social, Chile era considerado hasta hace pocas semanas como un “oasis” pacificado dentro de un continente marcado por el conflicto social.
Pero Chile despertó. En octubre de 2019, impulsada por la irreverencia de las nuevas generaciones, millones de personas reclaman por una vida que valga la pena ser vivida. El gobierno del presidente Piñera respondió con el único lenguaje que conoce para atender estas demandas: la represión. En las distintas ciudades del país los manifestantes están siendo asesinados, torturados y violados por la brutal fuerza policial y militar, mientras los medios de comunicación ocultan los crímenes de Estado. El presidente Piñera insiste en que es necesario volver a la “normalidad”, pero el pueblo ya no acepta esa normalidad. Cuando no hay nada que perder, cuando no se quiere volver atrás, el miedo pierde su efecto.
Creemos que en los resquicios que permite la música y en las redes internacionales que se tejen en torno a la creación artística late también, como en las protestas que se extienden a lo largo del globo, la promesa de una existencia no-liberal caracterizada por la solidaridad y la empatía. Este compilado, que destinará todos los fondos recaudados a instituciones en defensa de derechos humanos, expresa esa convicción y la esperanza de que los acontecimientos recientes sean el punto de partida para una transformación profunda e imparable».

Texto por Ezequiel Fanego
Arte por 1989

 

Comparta con sus amigos
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com

Pin It on Pinterest

Shares
Share This