Gracias por compartir!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por José Gandour @gandour Fotos Joaquín Gonzalez Ávila

A veces en los rincones menos nombrados del planeta surge la mejor música del momento. Y, en este caso, ese hecho sucede en Belén de Escobar, una población de apenas cincuenta mil habitantes, ubicada a 45 kilómetros de Buenos Aires, donde reside Gastón Salazar, más conocido en el ambiente artístico como Gas-Lab. Ël, en su refugio campestre, donde, ya off the record, confiesa que se permite ser cada vez más ermitaño, es donde tiene su estudio y donde elabora algunos de los mejores momentos de neo soul, jazz contemporáneo y hip hop  hemos podido escuchar en los últimos años de este lado del mundo. Gas Lab, quien durante la anterior década estuvo bastante prolífico, en compañía de músicos como el norteamericano Traum Diggs, el dominicano Hache St, la colombiana Lianna, y otros destacados vocalistas, ha abierto 2020 publicando un disco instrumental más íntimo que nunca, llamado Blue Room. Este album es una brillante combinación de pinanos, elegantes samples e intervenciones de músicos invitados, miembros algunos de la Orquesta Brazofuerte, agrupación habitual en el circuito jazzístico de la capital argentina. Blue Room es un trabajo exquisito, preciosamente relajante, cuya mezcla sonora es limpia y detallista, que, a pesar de los elementos electrónicos a su favor, parece sacado de otra época, de finales de los años cuarenta y cincuenta, aquellos en los cuales, por ejemplo, Miles Davis hacía parte del sello Prestige, y presentaba Round Midnight en el Newport Jazz Festival. Si, este álbum hace homenaje a esos tiempos del cool jazz y el espíritu de mitad del siglo pasado en Norte América. Y bien que nos llega esta grabación en estos momentos de agitación y desconcierto, quizás para calmar el ambiente y hacernos reflexionar. También nos sirve de excusa para acercarnos al artista, con quién hace un buen rato queríamos conversar:

Después de escuchar tu discografía anterior, llegamos a Blue Room y nos encontramos con algo más «calmado» e instrumental, ¿cómo describirías este instante de tu carrera?
Lo describiría como una parte más del camino. Mas maduro. Siempre intentando reinventarme y mantenerme fiel a mi estilo, el cual también es un recorrido que sigo transitando

¿Cómo describirías tu estilo?
Personal. Es lo que siempre anhelé como artista. En primer lugar, poder tener un estilo propio; y en segundo, que los oyentes lo reconozcan al escucharlo

Y si alguien tuviera la oportunidad de conversar contigo antes de escuchar lo que haces, ¿qué le contarías al respecto?
Que para mi lo importante es sentir y transmitir emociones. Que la música mueva algo en el interior. Que intento ser sencillo y creativo a la vez.

Tengo la impresión que en el medio musical eres igual o más conocido por tus labores de producción que por tus trabajos musicales propios. ¿Eso puede ser cierto?
Sin dudas. Podríamos aplicar la famosa frase «la unión hace la fuerza». Sin dudas el trabajar con Traum Diggs, Bocafloja, Lianna, Hache ST, Velcro, Mustafa Yoda y muchos artistas mas; ademas de los sellos discográficos, me ha ayudado a llegarle a mas gente

Al producir, ¿qué buscas que suceda con el artista con el que trabajas en ese momento?
Que haya sustancia lirica; mensaje. Y claro, tiene que haber química musical y humana.

Volvamos a Blue Room, ¿cómo fue el proceso de producción de este álbum?
Los procesos de creación para mi suelen ser similares: me siento con mis instrumentos fundamentales (piano, bajo electrico y sampler) y empiezo a tirar ideas. Luego una cosa lleva a la otra y la música empieza a brotar. A veces ya llego con una idea en la cabeza e intento plasmarla

Esta vez decidiste hacerlo instrumental, ¿Fue por alguna razón en particular?
Instrumental es mas lo mio. Mi vaina, como dicen en Colombia. Es mas personal.

Hagamos un ejercicio: Imagínate la música ideal del futuro. Viajemos al mismo sitio donde estás pero diez, quince, veinte años adelante. ¿A qué suena el mundo en ese instante?
Puedo decir con total seguridad que para mi la música ideal (de cualquier momento) tiene que tener mucho groove, mucho swing; y riqueza emocional desde lo armónico/melódico. Si pienso en el futuro, no quiero generalizar porque hay cosas nuevas que están buenísimas; pero en general me imagino música mas fría, que es un poco la dirección que está tomando la vida y la música en estos últimos tiempos de vida más virtual y digitalizada.

Por último, ¿qué viene para ti a corto y mediano plazo?
En lo personal seguir cuidando a mi familia, a mi tierra y seguir cultivándome como persona. En lo musical, seguir estudiando, mejorando, puliendo mi estilo y claro, disfrutar de la música.

 

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com