ÌFÉ, la sublime electrónica caribeña

Por José Gandour @gandour

Foto de Mariángel Gonzales

No sé si hay un dios en los cielos, si existe un ser divino que desea el bien para todos nosotros. Si es así, si ese ente superior quiere la felicidad de la humanidad, seguramente desea que lo reverenciemos bailando ante sus ojos. Y si seguimos con esta fantasía religiosa, quiero imaginarme que ese dios agradece cuando las percusiones caribeñas se juntan de manera tan seductora con los finos elementos electrónicos a los que acude Otura Mun, baterista, productor y cantante afroamericano en su proyecto  ÌFÉ. Mun, puertorriqueño, sacerdote del Ifá o babalawo, en la religión Yoruba, es reconocido por sus labores de producción con Mima, Cultura Profética y Calma Carmona, e ÌFÉ es su primer proyecto en solitario.

Su álbum, IIII+IIII (debe pronunciarse“Edgy-Og-Beh”), es  una pieza sorprendente. Es una convocatoria  fascinante donde se juntan los deseos de orar por un mejor porvenir, agradecimiento por tener el mar rodeando ese espíritu sexual que bien nos domina y ese bailecito lento que nos sacude mientras nos contagiamos de alabanza que nos besa en el cuello hasta hacernos estremecer. Es un proyecto hecho con corazón, que no se aparta nunca del propósito de lograr un material inteligentemente cuativante, donde se siente el aroma del soul, la rumba boricua, el dancehall y la tradición santera. Es un álbum que nos prepara para la danza conteniendo un espíritu sano y abierto a la belleza del planeta, sin caer en la mojigatería de apartarnos de los placeres mundanos que tanto necesitamos.

IIII+IIII es un viaje intenso de 9 canciones, cada una con belleza propia. Bangah (Pico y palo) nos integra a un entusiasmante salto ceremonial. Umbo (Come down) contiene un mimo de enamoramiento que supera los límites del rhythm and blues. 3 mujeres (Iború Iboya Ibosheshé) recurre a los más profundos sentimientos caribeños y los eleva a una sensibilidad exquisitamente contemporánea. Higher love, composición original del británico Steve Winwood, se transforma, en manos de Otura Mun, en un fino tumbao que nos roza y pone la piel de gallina.

ÌFÉ eleva eso que llaman los creyentes alma a un punto sublime, a un estado de creencia que pocos ejemplos musicales logran. IIII+IIII está hecho para hechizar y lo logra con creces. No importa si no existe algo llamado dios, el resultado de esta producción consigue trasladarnos a un sitio mejor. Este álbum debe entrar obligatoriamente  entre las mejores grabaciones de este año a nivel mundial.

Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas