Theremyn 4: Emoción new wave peruana

Compartir

Por José Gandour @gandour

Foto Carlos González

Siglo Veintiuno, tiempos de experimentación y de recuperación de los sonidos de otras décadas. Días en los que se permite hallar nuevo sentido a viejas fanfarrias y a intenciones revisitadas, donde se hace honor de manera respetuosa a lo hecho en decenios pasados, hallándoles nuevo sentido en horas contemporáneas. Todo vale en el siglo veintiuno, especialmente si se hace bien y se le llena de nueva identidad, adecuada para los instantes que vivimos. Todo vale cuando lo hacen artistas de la valía del peruano José Gallo con su proyecto Theremyn 4.

Gallo recién publica su álbum Lost moments, un compilado de nueve hermosas canciones en las que no teme usar texturas de finales de la década de los ochenta y comienzos de los noventa para presentar un ambiente sentido, nostálgico y excitante que invade al oyente durante los cuarenta y cuatro minutos de duración de toda su producción. Sabe el artista crearle al espectador una especie de montaña rusa que lo hace cruzar por valles y montañas con diversas  conmociones, logrando ensimismarlo, ponerlo a bailar e incluirlo profundamente en una especie de cortometraje en el cual podemos reconocer los sonidos expuestos y quizás las intenciones que hemos sentido en épocas ya vividas, pero donde el toque personal de Gallo marca la diferencia y eleva la emotividad, rozando sensibles cumbres dignas de ser celebradas.

Recomendamos al oyente ponerse sus audífonos y escuchar inicialmente de principio a fin este álbum, sin parar, apartándose del resto del mundo y gozando de manera individual cada minuto. Ya, si después quiere concentrarse en cada grabación en particular, le recomiendo tres momentos en particular: Burning streets of sound, corte de mayor intensidad en el disco y primer sencillo promocional del álbum; The Speed of dark, un tema instrumental que paece haber sido tomado de una banda sonora de un film de ciencia ficción hecho hace unos treinta años, y Oleaje de ligera intensidad, hecho con la colaboración de Ana González, del proyecto colombiano Brina Quoya, intensa balada con aroma soul, único tema con textos en castellano.

En fin, Lost moments es un agradable álbum que merece ser escuchado en cualquier parte del planeta sin ningún prejuicio.

 


HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas