El Rock de espíritu abierto de Sergio Ch.

sergiochPor José Gandour @gandour

Foto: Agustin Dusserre

Cuando uno escucha al artista argentino Sergio Ch., uno se cuenta que hay cierta cantidad de músicos que elabora sus canciones como registros diarios de su estado de ánimo y que toman los elementos que tienen a mano para plasmarlos rápidamente, como sacándose un demonio del cuerpo, mientras pronto se gesta el siguiente.

Algunos consideran a Sergio Chotsourian, por su paso por legendarias bandas como Natas y Ararat, como uno de los principales gestores del Stoner Rock argentino. Su música, desde siempre, ha tenido alma densa y corazón experimental. Después de cerrar su capítulo con Natas, Chotsourian replanteó su relación con las guitarras eléctricas y comenzó a descubrir otros elementos musicales. Heredó un piano inglés de los años 50´s y de manera autodidacta y lúdica fue descubriendo su propio sentido del instrumento. Volvió a sus orígenes y desempolvó su guitarra criolla, sin perder el grueso sonido que retumbaba en su cuerpo. Y se lanzó (y este proceso se lo imagina irresponsablemente el redactor de esta nota) a reinventar a su manera el folclor, sin olvidar ni tratar de sacar de su corazón ese maldito veneno de rock. Producto de ello es 1974, su nuevo álbum.

Este disco contiene 13 canciones grabadas en low fi, de la manera más cruda y sincera posible. Algunas son piezas melódicas emocionantes, como Las Piedras o Red Room, y otras son desahogos instrumentales , felices destrozos de teclas como Los Barcos o 4737 minutos. Voces profundamente reverberadas, y un sonido permanentemente grave donde cada rasguño a las cuerdas contiene su propio temblor.  Este es un álbum para escuchar de principio a fin, sin descanso, sin pausa. Hágalo, al menos la primera vez, a solas y en silencio, como si  ejecutara un acto de introspección, como si necesitara encontrar dioses perdidos en su imaginación. No es un álbum para todos. Algunos renegarán diciendo que 1974 es un trabajo demasiado denso para sus mentes, y la experimentación los superará. Pero aquellos que lo escuchen con placer y paciencia, comprenderán que Sergio Ch. nos está ofreciendo un compilado de grabaciones conmocionantes, extenuantes y arrasadoras, un acto genuino de rock de espíritu abierto, como pocos puede usted presenciar en estos días.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas