Fármacos defiende el valor del Pop

Compartir

farmacos3Por José Gandour @gandour Foto por Juan Pablo Morales

El Pop independiente chileno, hay que decirlo, tiene una elegancia particular que pocas veces se ve en el resto del continente latinoamericano. Lo hecho en el pais austral tiene la suficiente responsabilidad en su factura que asume compromisos adultos en su construcción, ya que es hecho con fino gusto y acude referencias interesantes de igual distinción. Hay un manejo agradable de las melodías y, además, acudiendo muchas veces a sonidos sintéticos de  los años ochenta, hay una interesante selección instrumental. Claro, hay de todo, pero hay suficientes ejemplos de lo descrito que el sello “Hecho en Chile” para este tipo de asuntos da confianza. Una gran muestra de ello es Fármacos, la banda liderada por Diego Ridolfi, que acaba de publicar su nuevo álbum Estado de Gracia.

Este compilado de ocho canciones, disponible de manera gratuita para quien lo desee descargar, tiene una elaboración sonora destacada, donde se encuentran de manera afortunada capas y texturas  que quizás hemos escuchado en décadas anteriores, pero que a la altura de estos tiempos suenan contemporáneas y contagiantes de una especie de “feliz nostalgia”, donde la sensación es de expectante éxtasis, de esperanzadora apertura de colorida fiesta. Tiene el sabor de la primera bebida del atardecer, la que nos hace decidirnos si la noche nos llevará al desborde total o si la prudencia nos dejará contemplando tranquilamente el paisaje estrellado. Estado de gracia satisface porque sus canciones, entre las que destacamos especialmente Palacio mental, Belleza y Siempre tú,  emocionan sin innecesarios sobresaltos y se convierten en medicinas que penetran en nuestro cuerpo de manera ralentizada pero efectiva. Este es un disco que da fe de la evolución de una propuesta musical que ha hallado un estado maduro, sin dejar de divertirse en sus intenciones de infectar de belleza auditiva a los aficionados.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas