La amalgama sonora de Coco Mano en sus “lovesongs”

Compartir

cocomanopor Daniel López @danicattack

Un viaje sonoro inmerso en ritmos y guitarras adornando beats sonoros llenos de colaboraciones hacen de Los Bichos un EP con la facultad de hacer sonreír.

Coco Mano, el proyecto colombiano de Sergio González, se caracteriza por cantarle al amor, de todas las maneras posibles: en forma de balada, de folk, de juego y hasta de meditación electrónica. Detrás de todo ese compendio de ideas de unidad y atracción se destapan con fuerza algunos insertos de voces políticas y sociales; especialmente me detuve en Toma mi mano, el primer corte de este cuento, en una frase: “Vamos a seguir camellando”. Ese tipo de citas, versus el ambiente envolvente de sus tracks, consolidan una idea que llega con facilidad al oído y que incita a ser cantada, o al menos a ser tarareada. Este juego, no sólo gramatical, sino también rítmico, está cimentado por cinco momentos sonoros que componen el trabajo discográfico de Gonzalez y compañía. Entonces van pasando esos cinco momentos y aparecen flores, corazones, atmósferas e historias de “quereres” entre galaxias y luces que fluyen en armonía de principio a fin.

Aparte del optimismo permanente en el recorrido de amor que hace este EP, cabe resaltar la sencillez en términos sonoros y el pretexto de crear y producir canciones en conjunto -aparecen en el EP Julián Valdivieso, Julián Cardona y Shikiman en la coproducción- y reproducirlas a través de una instrumentación electroacústica llena de amalgamas rítmicas y melódicas.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas