2015, el año en que el mundo volvió a encontrarse con Norma

Compartir

normadisco

Por José Gandour @gandour

Señores, no esperen más. No escuchen más las voces que nos intentan decir día a día que el rock ha muerto. No sigan creyendo en aquellos que afirman que este género se quedó en la repetición de la repetidera y que se hunde cada vez más en las maneras de sus clásicos. No sigan comprando disfrazada vanguardia en formato hipster, lleno de poses ridículas que se asustan ante la más leve distorsión. Señores, insisto, no esperen más: Llegó Siguiente, el anhelado disco de la banda platense Norma, y de entrada podemos decir, de tanto escucharlo, que estamos frente a uno de los mejores discos, no sólo de 2015, sino quizás de los últimos 5 años en América Latina.

Y si, a los Norma los conozco, me caen bien, lo que quieran. Pero entre mis amigos también hay músicos que no dicen nada interesante. A esos los quiero pero no me hacen decir las palabras que escribo en esta reseña. Norma, este cuarteto maldito que se demoró demasiado en sacar nuevo material, viene a callarnos la espera, viene a cerrarnos la boca y nos pone a escuchar sus cortas canciones, tesoros de pocos minutos que saben salvar la furia del rock y al mismo tiempo se rien de la misma reverencia que producen.

Siguiente es un álbum impresionante que llega escondido, sin mucha alharaca, que nos cae de sorpresa, calladito, sabiendo el escándalo que puede causar. En medio de sus contundentes melodías, sus letras bizarras y sus guitarras disonantes, que parecen producir la banda sonora de una experiencia extraterrestre al lado del Río de La Plata, y de tanto darle vuelta a las nueve canciones del álbum, volvemos a tener la confianza de saber que aún hay música que nos puede emocionar, que aún podemos seducir nuestra rabia y lucir la sonrisa precisa para desafiar nuestra cotidiana desgracia.

Es posible que ninguna de las canciones de Siguiente suene ni el centésimo número de veces que se merece en su emisora favorita. Pero, igual, por suerte no dependemos de la radio para contagiarnos de alegría ni tenemos que guiarnos por lo que dicen algunos expertos que intentan convencernos que la vanguardia no existe de este lado del planeta. Norma, afortunadamente, está de nuestro lado y reside en nuestras fronteras musicales.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas