Gracias por compartir!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por equipo de Zonagirante.com @zonagirante

En la amplia sala de redacción de Zonagirante.com cada vez nos alejamos más de la complacencia de la nostalgia. El vivir de los recuerdos y llegar a afirmar que todo tiempo pasado fue mejor nos envejece y mucho. Si alguien comienza a decir cosas como «en nuestros tiempos eso no pasaba», o narrar demasiadas historias de la adolescencia, nos molestamos y mucho. Nadie está diciendo que estamos en la posición correcta cuando huimos del pretérito ni, por supuesto, pretendemos negar lo que fuimos, y menos cuando fuimos felices. Pero de nada nos sirve mirar las lluvias actuales como si fueran la perdición o sentir que, como decía de manera deprimente Pablo Milanés, «el amor no lo reflejo como ayer». Algunos ya tenemos un par de arrugas y algunas canas se acumulan en la parte frontal de nuestra cabeza, más cuando hemos pasado ya varias semanas sin ir a visitar a nuestra peluquera favorita, pero ni tenemos hijos ni mucho menos nietos para sentir que llegó el tiempo de contar sobre nuestra participación en batallas de guerras inexistentes o gritar tontamente que la música murió cuando dejamos de ser jóvenes. Juramos antes hundirnos en la esquina de un asilo o en la peor silla de la barra de un bar deprimente si no podemos más y lleguemos a pensar que las mejores jornadas ya pasaron. Aún estamos aquí, en el presente, cuenten con nosotros. 

Igual, no podemos rechazar la idea que hubo una etapa de oro, o al menos un brillo importante en todo el continente, con estrellas destacables que llenaban estadios y hacían de sus canciones himnos que reventaban las radios de nuestro entorno latino. Muchas de esas grandes producciones las conocimos a través de videos que rotaban con fuerza en MTV Latino, un canal que nunca terminaremos de entender porqué se volvió en esa estupidez de realities que avergüenza a cualquiera y que ya nadie ve. Algún ejecutivo que esperemos esté en este momento sufriendo torturas al estilo de la inquisición por sus decisiones, creyó en la genial idea de quitar programas como Raizónica o Headbangers para inundarnos con imberbes adolescentes en playas lejanas teniendo dramas de descerebrados. Pero eso ya es discusión para otro momento. Mientras sabemos que ya son poquísimas las agrupaciones contemporáneas latinas que pueden atraer a las grandes masas y que ya todo se volvió un «negocio de nicho», nos viene bien recordar los temas que nos sabemos de memoria, pero en lugar de hacer un recorrido obvio con las versiones originales, sumemos un poquito de variedad y escuchemos las interpretaciones que algunos colegas, unos más destacados que otros, realizan desde hace un tiempo de estos clásicos. Oigamos a Soda Stereo en manos de los colombianos Telebit, una de las mejores canciones de Fito Páez en la voz de Mariana Mazú o la versión norteña de El Microbito, de los muy recordados mexicanos  Fobia, a cargo de Los Extraterrestres de Nuevo León. 

Esta es una playlist hecha para romper la monotonía y darle vuelta a lo que venimos escuchando durante todos estos días. Por casi cuarenta minutos acompáñenos en esta aventura musical que, lo sabemos, los pondrá a modular a su manera estas melodías conocidas. Eso si, durante este tiempo, amiga, amigo, no caiga en la nostalgia, no le conviene destrozar su ánimo en medio de este encierro.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com