Por equipo de Zonagirante.com @zonagirante

A estas alturas tendría apenas setenta y cinco años de edad. Seguro que luciría mucho más joven que el vibrante y aún activo Tony Bennett, de noventa y tres o el mismísimo Willie Nelson, que todavía navega las autopistas de su país a los ochenta y seis. Quizás, si exprimimos a fondo la imaginación, podría estar haciendo un álbum de veteranos al lado de su contemporáneo, el brasileño Roberto Carlos, quien anda de gira por estos días, y no sería difícil que, en alguno de esos encuentros fortuítos que siempre trae el ambiente farandulero, hubiera podido conocer a Barbra Streisand y convencerla de haber montado un dúo billingüe histórico. Seguro que una de las mejores voces ibéricas de la historia seguiría dando de qué hablar en estos días, si el 16 de abril de 1973, sin haber siquiera cumplido la treintena, no hubiera sufrido un desgraciado accidente automovilístico. Luis Manuel Ferri Llopis, más conocido como Nino Bravo, innegablemente dejo un vacío en la historia de la música pop imposible de llenar hasta el momento.

El artista valenciano tuvo un éxito rotundo no solo en España sino en gran parte de América Latina, por donde sostuvo varias giras. Una de sus anécdotas más especiales fue cuando estuvo en Bogotá. En la capital colombiana fue detenido por culpa de una ley que obligaba a todos los artistas extranjeros a dar un concierto gratis y de entrada libre en el auditorio al aire libre La Media Torta. En aquellos momentos, el artista estaba condicionado no sólo a realizar la actuación, sino a asumir los costos totales de su presentación, lo que acarreaba una pérdida económica segura. Tras pagar la multa impuesta por el gobierno colombiano, el artista pudo salir del país. 

Nino Bravo sigue siendo uno de los artistas de habla hispana más escuchados de lado y lado del charco. Todavía más de medio millón de oyentes mensualmente acuden a oir sus tonadas en Spotify, teniendo entre sus favoritas Libre, Te quiero Te quiero, Noelia y, por supuesto, Un beso y una flor, con más de veinticinco millones de reproducciones. Esta última, además, es una de las canciones más versionadas en el ámbito latino, donde encontramos interpretaciones cumbieras, rancheras, pop y rockeras, en todos los tonos y colores inimaginables. Como un ejercicio de divertimento verpertino, hemos elegido 12 covers de esta composición, hechos en Argentina, México, Perú, Colombia, Nicaragua y Uruguay, con distinta suerte y para deleite (o sufrimiento) de nuestros lectores. En este listado incluímos a Fito Paéz y su grabación de texturas electrónicas para su álbum Canciones para Aliens, una versión vallenatera a cargo del maestro Lisandro Meza, y una ráfaga punk hecha por Trotsky Vengarán, sumando a ello baladas, momentos metaleros, reggae y algo de folk.

En fin, sin importar que esta no es una fecha especial en el calendario de tributos a Nino Bravo, pero en el espíritu contradictorio y rebelde de Zonagirante.com, nos pusimos en esta labor sin excusas para recordar a un grande que desgraciadamente nos dejó muy pronto. Seguro que algo más de alegría tendríamos en el mundo si todavía tuviéramos entre nosotros su impresionante voz.

Comparta con sus amigos
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com

Pin It on Pinterest

Shares
Share This