Por José Gandour @gandour En determinados momentos de la vida, se agradece la música que busca acariciar, seducir, posarse en los oídos como gato durmiente. Se trata de