Con cierto inocente orgullo, me pongo a pensar que tuve la suerte de ver en vivo las primeras presentaciones de algunas de las más populares agrupaciones del rock