Por José Gandour @gandour Foto: Miguel Mejía Desde hace un tiempo son el acto más provocador de la escena musical bogotana. Se burlan (por no usar otros términos)