Por José Gandour @gandour Foto: Santi Sombra Mientras muchos de mis amigos metaleros pierden el tiempo convocando en sus composiciones alguna deidad maligna inexistente para cumplir la fantasía