El funk en manos de Flying Bananas: Arma de diversión masiva

Por José Gandour @gandour

Se nota a leguas que la banda colombiana Flying Bananas, acudiendo a la más alegre de las rabias, hace música para poner a bailar a cualquiera. Lo suyo es ponerse al frente de la situación y a punta de imponer el ritmo más gozoso, hacer explotar  a la audiencia hasta el agotamiento.

Próximos a lanzar su nuevo material, esta agrupación bogotana se ha juntado con la orquesta medellinense 4 cabezas para sacar adelante Mundo funktástico, una canción que combina furiosamente funk, hardcore y  hip hop y que no pierde nunca la apropiada intensidad en sus casi 300 segundos de duración. En fín, un temazo.

¿El video? No es un material sofisticado ni mucho menos. Es una colección de retazos de diferentes momentos en los cuales figuran ensayos, paseos urbanos, exhibiciones poco eróticas de algunos traseros y  homenajes grafiteros urbanos. Es un caos audiovisual que, sin necesidad de ponernos exquisitos, es entretenido y marca bien el ritmo del audio. Los Flying Bananas, y no pidamos algo diferente, saben ponernos a buen tono, aun saltándose algunas reglas de la elegancia audiovisual. Con solo verlos disfrazados saltando frente a la cámara, sabemos que la cosa funciona, sin necesidad de convencer a los expertos videográficos.

Nos alegra saber nuevamente que Flying Bananas sigue en la escena musical con ganas de dar la pelea y, especialmente, haciendo buena música para el placer de los aficionados. Bandas así no sobran, y más bien faltan para darle más alegría al panorama artístico latinoamericano.

Ir a la barra de herramientas