Luces y sombras de Diamante Eléctrico

Compartir

diamanteelectricoPor José Gandour @gandour

Tómenlo como quieran, muchachos: A fuerza de ser un grupo que genera controversia entre los aficionados rockeros colombianos, Diamante Eléctrico ha aprendido con el tiempo a responder a las diatribas ya no sólo con observaciones soberbias y relacionando con la envidia y la ignorancia a sus críticos, sino con productos y canciones que convencen y acallan poco a poco la resistencia de quienes aún no los ven en el actual Olimpo de las bandas latinoamericanas. Es innegable que esta agrupación bogotana está en crecimiento  y seguramente su audiencia ha aumentado en los últimos meses. Han sabido armarse de poder y potencia en su interpretación y quizás han comprendido que la competencia se hace, en este terreno, contra uno mismo y no contra los demás.

El relanzamiento de su álbum B en formato vinilo ha traido consigo el lanzamiento de una nueva grabación: Combustión. Este tema, construido con la elegancia del rock´n´roll de garage, tiene el poder de una locomotora que se sostiene con los elementos básicos del género, sin florituras adicionales innecesarias. No rompe la historia de la música en dos, pero sin tener mayores elementos originales, tiene una presentación final que convence y sacude. Lo mismo pasa con el video. Es un trabajo que puede hacernos sentir que lo hemos visto en otras ocasiones en otros artistas, pero su prolija realización, su juego de luces y sombras en blanco y negro y el dramatismo de su edición agrada y llega a emocionar.

Lo dijimos en una ocasión anterior: Diamante Eléctrico es una banda interesante sobre la que recaen demasiadas expectativas y juegos de ilusiones. Lo recomendable es quitar de encima todos los espejitos de colores que nos intentan vender con ellos y estar pendientes simplemente de cómo se va construyendo su camino musical hacia la madurez, a donde seguramente llegarán.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Ir a la barra de herramientas