Por José Gandour @gandour

Claro, más de un ser humano podrá acusarme de hacer esta nota hechizado por cada foto que publica esta artista del occidente colombiano en las redes sociales. Es evidente el impacto que causa su belleza y el encanto que la rodea. Lo digo a nivel personal, sin comprometer a nadie más: La sensualidad que dispara esta mujer me abruma. Pero no, ese no es el motivo de la entrevista. No. Duina del Mar, presente en los escenarios desde hace ya hace unos años, y con éxitos radiales como Besarte la boquita, tema que hizo con Cabas en 2013, cruzó la raya del millón de reproducciones en las plataformas digitales, ha dado en días recientes interesantes saltos cualitativos en su música. Ella, que pudo haber repetido la fórmula de otras colegas de la escena, ha emprendido desde un tiempo atrás un viaje personal donde ha buscado lograr un estilo propio , que huya de la repetición y la obviedad, y, la verdad, lo está logrando. Lo que escuchamos en sus recientes grabaciones es una mixtura de sabores tradicionales tropicales locales, hip hop, reggae, soul y R&B, donde su voz se acomoda perfectamente, lista siempre para seducir a la audiencia, que sienta ese calorcito vocal que ralentiza los movimientos de baile y expone más la búsqueda de placer en cada uno de nosotros. Sus dos últimas canciones, Arráncame las ganas y Amarte de verdad, tienen la palabra “conjuro” en sus subtítulos. Es cierto, la artista ha ido encontrado su magia y eso nos obliga a estar atentos a su presente y futuro, porque posiblemente (y así lo deseamos) en ella y otras chicas de su generación, les corresponde la evolución del sonido tropical.

¿Cómo describirías tu sonido actual?
Mi música reúne diversos colores y sabores… para abreviar ese amalgama sonoro le digo: Bohemian urban pop.  Pero es importante expresar que sigue en constante movimiento, que cada día en el estudio es un laboratorio distinto, me genera mucho placer experimentar cosas diferentes, ir sin planes y dejar que mi instinto me guíe.

Estás logrando un sonido propio, ¿verdad?
Siento que cada vez vibro más con lo que hago… me dan ganas de escucharme y de compartirme. He ido depurando muchas cosas en el camino, afianzándome cada vez más como mujer, artista y productora. Eso definitivamente le ha dado poder, magia, claridad e identidad a mi mensaje y sonido.

¿Con qué artistas te identificas actualmente?
Llevaba tiempo esperando este momento. Hace rato hablaba de que era posible ser distinta, única, disruptiva y masiva al mismo tiempo, pero hasta hace muy poco, ¡era como una fantasía! Y es hermoso ver ahora personajes tan especiales marcando tendencias y haciendo cosas brutales como Rosalia, Jorja Smith, Yendri, Vicente García, Nathy Peluso, Xavier Omar, Kali Uchis, C Tangana, Rels B, Crudo means raw…

Oye, ¿estás armando un álbum a punta de conjuros?
Un EP. Se llamará Hechicera. Cada canción es un conjuro.

¿Qué evoca la palabra “conjuro” en tí?
Un conjuro es una fórmula mágic, algo que tiene la facultad de incidir en la realidad de las personas. ¡Eso siento que son las canciones! Te hacen viajar en el tiempo, trasforman, enfurecen, sanan, enamoran, unen, ¿qué más mágico que eso? Cuando hago música me siento así, como una hechicera, alquimista de emociones, ¡hacedora de conjuros!


Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com