Por José Gandour @gandour Fotos Mati Motagne

6:40 am. Es ridículo que esté despierto a esta hora, sentado, frente al computador, ya revisando las noticias del momento y viendo si se repiten los odios del día anterior. Uno que otro meme esporádicamente memorable y unos cuantos correos, entre los cuales se haya el de una amiga jefe de prensa, cuyo estilo de presentación de sus clientes es entretenido y, además, cuenta con la suerte de trabajar con músicos independientes entretenidos, de propuestas valiosas y diferentes. Ella, en esta ocasión, me advierte en la carta que me voy a divertir escuchando a un músico de la localidad bonaerense de Adrogué. Se llama Mariano Villasante y acaba de sacar un Ep de cinco canciones llamado La Fuerza. Abro la plataforma y comienzo a escuchar. De inmediato encuentro algo que me recibe con candor. Melodías exquisitamente construidas y una instrumentación que no teme abordar con personalidad propia formas clásicas de hacer pop rock. A los pocos segundos se siente una respetuosa referencia tomada de los Beatles, pero al rato se percibe un aire heredado de Spinetta y otros ejemplos argentinos. La mezcla sonora es impecable y se nota la mano de un buen productor. En este caso, hablamos de Rodrigo Crespo, compatriota radicado en Los Ángeles y reconocido por su labor en álbumes como Bossa N’ Stones o Prender un fuego, de Marilina Bertoldi. Y de repente, llega la referencia inesperada: Con una tonada, Villasante revela su afición a Star Wars. Y claro, la historia de la saga creada por George Lucas puede servir para describir de algún modo todo lo que vivimos en los tiempos contemporáneos. En medio de los tormentosos días que nos tocaron, pensar en términos de resistencia da luz para aguantar y salir adelante, sobre las adversidades. Y una canción, precisamente llamada Luke, sirve para advertirnos “que afuera está Darth Vader”, “afuera está el dolor, por que el Imperio es asi”, para rematar diciendo “Empoderado voy, soy mucho más que sobrevivir. Quiero ser Luke Skywalker luchando, toma lo que quieras de mí”. En fin, una composición digna de un nerd romántico que sabe que muchos comprenderán el mensaje de sus versos. Igual confieso que, en mi opinión, el mejor momento de este compilado es el último corte, una corta balada jazzística llamada Que ver el mar desde un iglú. Una canción de amor demandante, que tiene un perfecto condimento de desespero, que acumula una bella tristeza que queda por un buen rato pegada en el pecho. 

Quince minutos después de iniciar la audición del material, quiero repetir la experiencia. La Fuerza es un disco redondo que vale la pena escuchar una y cientos de veces, por su sensibilidad, por su buen quehacer y porque habla en lenguaje contemporáneo sin trivializar el mensaje. Por todo esto, a las pocas horas de conocer su música, hemos contactado al autor y nos hemos puesto en la labor de entrevistarlo:

¿Cómo describirías La Fuerza?
Como crear una balsa, salir a naufragar, encontrar aliados y finalmente, ¡llegar a la orilla! Pisar tierra firme y tener una selva a disposición. Un disco con luminarias, de canciones filosas que acompañan este momento con el poder de la música.

¿Qué influencias reconoces que se meten en tu música?
La música argentina, la canción como estandarte. El rock, el pop, el folklore, canción del conurbano sur. También la familia, la naturaleza, la calle, el mundo, la magia, las pérdidas, el fútbol, el cine…

 

 

Tus letras son muy particulares, ¿de qué hablan tus canciones?
Éste disco tiene un horizonte muy definido. Somos guerreros de la vida y en mi caso, las armas que tengo son las canciones. Intento hablar de eso supongo, siempre tiene que nacer desde ése corazón. Quiero cantarle a éso que me está movilizando desde adentro

Hablemos de lo realmente importante, de Star wars: Eres el primer músico que conozco que hace una canción seria hablando de Luke Skywalker y Darth Vader, ¿cómo te atreviste a tanto?
La verdad es que la canción llegó como magia. “Como en Star Wars. Superfrenesí. Son tiempos oscuros para la rebelión. No te alejes tanto de mí”. Salió de una. Y me animo eso y todo lo que me parezca honesto y real.

Igual son tiempos para encontrar inspiración hasta donde uno menos se puede imaginar, ¿verdad?
Si, sí, totales. Volví a ver la saga ahora con mis hijos, ¡Y no lo puedo creer! Joder, es tan real. Cuando nació esa canción, algo de mi cambió y seguí ese instinto hasta volverlo canción, ¡disco!. La canción se terminó llamando Luke, en homenaje. Y el disco La Fuerza, imagínate.

No puedo dejar de preguntarte, ¿cómo describes los tiempos contemporáneos?
Hipermegatotalmente divididos en dos frentes, como un mandato mundial. Es tremendo y claramente visible cómo han articulado en ésa bipolaridad
La música, la naturaleza, la familia, las amistades, las veredas, la resistencia.. son, a mí humilde entender, los motivos para seguir componiendo, agitando movidas.  Después sí, el mundo es todo lo maravilloso que es. Y eso también es verdad, porque el sol es real todos los días. Por eso tal vez, me hacés pensarlo, ¿hay que tomar postura verdad?

¿Hay que hacerlo?
Yo prefiero seguir y prefiero lo artesanal, instintivamente, ¡la música que se comparte! Esa es mi regla. La música, la naturaleza, la familia, las amistades, las veredas, la resistencia.. son, a mí humilde entender, los motivos para seguir componiendo, agitando movidas.

¿Qué viene ahora?
¡No lo sé!

¿Esa incertidumbre es buena?
Es un momento especial, ya lo sabemos. Por lo pronto estar vivo, haciendo lo que me gusta es una bendición. Me faltan unos tres o cuatro discos por grabar. Veremos dónde me lleva ésa balsa.

Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com