Por José Gandour @gandour

“Ella es un incendio con las valijas hechas,  no le quita el sueño vivir como vos quieras.

Ojos de otoño, piel de primavera, fuego al cautiverio, fiera afuera”. 

Incendio, de Zalo Solo

Se nota que es un tipo inteligente. Su agente de prensa, como para describirlo más tranquilamente, me advierte que Zalo Solo tiene flow. Este uruguayo, nacido en 1992 y que hace pocos días publicó su nuevo álbum Buena Suerte, crea textos atrapantes para sus canciones y se nota que lo suyo es contar bien su historia, que se noten los matices en su relato, que sus frases no sean simples versos que ruedan por el aire, ya que son algo más pesado, algo con mayor contenido, que lo que exclama merece ser escuchado y comprendido. Buena Suerte es un disco de siete canciones, donde se puede hacer fácilmente la transición entre una tonada con aroma caribeño, como Por vos (hecha a dúo con la argentina Delfina Dib), hasta una nostálgica bossa como es Tormenta. Es un disco variado, de diferentes ambientes, pero sólido en su estructura. Hay una narración en común que sostiene la unidad de la producción. Aquí tenemos la oportunidad de escuchar un trabajo completo, sensible y entretenido. Un álbum que, esperamos, se pueda promocionar en todo el hemisferio como se lo merece. Por eso hemos aprovechado la oportunidad de alcanzar al artista en Montevideo y conversar con él sobre su labor:

¿Cómo definirías tu música?
Como una expresión de mi ser. Una extensión de mi persona, de mi voz, sentimientos y pensamientos. Son pequeñas dosis de vivencias desde mi subjetividad. Siempre con mucho estilo y alma, cuidando la forma por supuesto; pero principalmente la definiría como un conjunto de sentires sobre ritmos.

Tiene un elemento fuerte de melancolía, que se resalta con los elementos acústicos de tu música. ¿Es un elemento consciente?
Creo que hay un poco de todo en realidad, tengo canciones más relajadas y otras que puntualmente son bien serias. Supongo que el elemento de melancolía viene del tiempo de producción, por lo general pasa un buen tramo desde que vivo una experiencia hasta que la plasmo en una canción; son procesos largos, porque quiero abordarlos desde su verdadera profundidad, con un pienso intencionado.

Igual, se siente una premisa clara, que haya sabor, que haya seducción…
Intento que cada canción tenga su propio mood. Algo en lo que me basé mucho para este disco en particular fue eso: cuidar los ambientes y que cada uno acompañe bien el sentimiento que quiero llevar a la audiencia. Más allá de si el ritmo está en clave de bossa, trap o salsa. Lo importante es proporcionar un buen encuadre sonoro para recorrer distintos caminos, y que sea una experiencia envolvente.

¿Qué influencias reconoces en este momento de tu carrera?
Mis amigos. Sin dudas quienes más me inspiran son las personas de mi círculo afectivo. Son quienes me recomiendan música -casi ninguno de ellos es muy rapero, por lo que es todo bien variado-, son personas a las que admiro y que me hacen crecer muchísimo a nivel personal. De todo esto sale mi arte: de lo que me pasa, de como voy madurando, reconocer qué es lo que quiero, quién soy y quién no querría ser nunca. Yo creo que es una fuente inagotable de inspiración, charlar con tus compas y generar un autoconocimiento a través de estos intercambios, si se hace en profundidad, creo que es muy fácil afirmar que te marca. Y eso después inevitablemente se va a ver reflejado en la música.
Me gusta mucho el diseño y el arte gráfico en general, creo que al final del día el pensamiento proyectual también hace mella en mi forma de hacer música. Otros artistas también son influyentes, no tanto a nivel estético o sonoro, pero sí al ver como rompen barreras y reclaman territorios. Como lo hace Tyler, The Creator o bien supo hacerlo ASAP Rocky y Kanye West. No limitarse al formato canción, y entender la música como un todo: sonido, visual, sensorial y emocionamlente.

Igual se palpa buena literatura en tus textos, se palpan buenas horas de lectura. ¿Algún autor que te sirva de referencia?
Si, me gusta leer mucho. Me gusta leer variado también, no creo que necesariamente por leer a Dostoievski vayas a mejorar a nivel de escritura, pero sí me parece importante ver cómo hace cada uno para desarrollar su propia voz, su forma de encarar las historias y de contar las cosas. Especialmente la selección de palabras es lo que más me gusta, por eso también intento leer distintos autores, de diferentes nacionalidades. Me gusta mucho la obra de Mario Benedetti, Eduardo Galeano, José Ovejero, Harold Robbins (que es un poco mi guilty pleasure), Douglas Coupland, y referentes de la ciencia ficción como Orwell y Ray Bradbury.

¿Cómo ves la escena del hip hop latino contemporáneo? ¿Te identificas con lo que ves alrededor?
Me parece increíble. Yo creo que hay artistas sobresalientes, que a lo mejor no tienen tanta exposición pero dejan todo en la cancha. Hay muchos que están repitiendo las fórmulas que ven que funcionan, pero eso siempre va a pasar, en todos los ámbitos. Pero por otro lado hay gente que hace la suya, con su propio sonido y destaca tanto que genera un movimiento. Sigo mucho el trabajo de Doble Porción y el conglomerado Moebiuz que me parecen un gran ejemplo de lo que mencionaba.
En cuanto a identificarme, no lo sé. Me gusta mucho lo que hacen distintos artistas, pero lo que más aprecio es la heterogeneidad. Con lo que sí me puedo sentir identificado es con la honestidad, capaz que son realidades distintas a la mía, pero siempre voy a admirar al que cuenta su verdad con un estilo propio.

¿Cómo es tu formato en vivo?
Varía, según las posibilidades del lugar en donde nos presentemos. Siempre está mi hermano y DJ, Saza Rob, y en ocasiones nos hemos presentado con algunos miembros más, formato banda (guitarra, teclado y trompeta), y en otras tantas -la mayoría- somos DJ, MC y el extraordinario trompetista Nicolás Grieco.

¿Qué se viene para la promoción de tu álbum? ¿Cuáles son tus planes a corto y mediano plazo?
Hace muy poco retornaron los espectáculos en vivo en nuestro país. Estamos muy ansiosos de poder hacer un buen despliegue de shows acá, presentar el disco y encontrarnos de nuevo con la gente después de este período que parece eterno. Por otro lado teníamos algunas cosas planeadas, como un viaje a Chile, que se cortó por la situación social que estaba viviendo el país, a la que luego se le sumó la emergencia sanitaria. Pero en fin, la idea es hacer que el disco viaje lo más posible y seguir conectando a nivel internacional, como en este disco que tuve la oportunidad de trabajar con una maravillosa artista como lo es Delfina Dib.

O sea que hay intenciones de cubrir el continente con tu música…
Sin dudas. Siempre que nos reciban con cariño, vamos, jajaja.
Hace algunos años tuve la suerte de viajar, conocí el Norte de Argentina y parte de Bolivia, también estuve un tiempo por Brasil, y la respuesta de la gente siempre ha sido muy positiva a lo que hacemos. Nos miran con un poco de sorpresa, pero les gusta. Así que creo que es una cuestión de encontrar las vías nada más, para poder seguir compartiendo.

Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com