Por José Gandour @gandour Fotos Rick Rodríguez y archivo Alejandro Taranto.

Sentarse a hablar con Alejandro Taranto es escuchar la voz coherente y a la vez radical de alguien que siempre ha estado del lado del rock (ROCK, así, con mayúsculas), marcando un camino claro en el terreno. Los más veteranos lo recuerdan de sus tiempos como manager de Los Fabulosos Cadillacs. Los que vivieron a fondo la música en los noventa, recuerdan su papel como el gestor de una de las agrupaciones más importantes en la historia del metal latinoamericano, A.N.I.M.A.L.. Muchos conocen sus labores como productor y director del sello discográfico Tommy Gun Records, y su participación en multinacionales tales como Warner Music Group y Sony Music Entertainment. Quienes lo siguen en redes sociales pueden con deleite su historia en fotos de alto calibre al lado de personajes destacados a nivel mundial como Johnny Ramone, Jimmy Page y Robert Plant (Led Zeppelin), Jerry Lee Lewis, Lemmy Kilmister y otras joyas, aclarando, por supuesto, que lo suyo no fue simplemente tomar la instantánea y punto, sino más bien compartir horas de charla y trabajo y crecer en conocimiento como pocos. En lo personal, por la confianza de conocerlo hace una buena cantidad de años, me permito de vez en cuando el arriesgado ejercicio de picarle la lengua para saber su opinión sobre lo que pasa en la música hoy en día. Taranto, residente en Estados Unidos hace ya varios meses, podría ser calificado por algunos como un dinosaurio del rock, pero, si se le conoce un poco más allá de la primera impresión que se desprende en un encuentro inicial, se sabe que lo suyo es pasión genuina por la música y la producción sonora, y que, por motivos bastante válidos, es comprensible su pena por el presente de la industria.

¿Cómo describirías la situación actual del mercado musical en el mundo?
Obviamente la situación actual dista muchísimo de la situación de antaño cuando la música se vendía en formatos físicos para su reproducción. La difusión y divulgación de los nuevos lanzamientos se realizaba mediante programas y/o programaciones completas en estaciones de radio y en los pocos canales de cable TV dedicados a la música a partir de la difusión de video clips. Hoy la música en su generalidad es mayoritariamente digital en todos los sentidos de la industria y al ser digital es aún más fácil de manipular. Llegando a fuerza pero de manera direccionada a la mayoría del público, prestándose la situación para que existan muchas “estrellas Fugaces “ de una sola canción que duran muy poco en la moda , salvo aquellas excepciones en las cuales las canciones se transforman en clásicos atemporales…Pero ahora cualquier persona puede combinar sonidos (o sea, hacer música) con dispositivos digitales, sin necesidad que sepan tocar un instrumento o que sepan cantar… de hecho hay otras estilos que son como recitados con métrica y ritmo , pero eso no es cantar…¿se entiende?

Pero igual el mercado musical se ha sostenido mucho más por lo que producen los artistas relacionados con eso que llamas ” recitados con métrica y ritmo” que con el mismo rock, ¿no?
Si , si por supuesto y lo denomino así como término técnico de marketing, y para nada le quito mérito alguno, al contrario. Es parte de este cambio, de esta revolución que la humanidad está viviendo.

¿Vale la pena extrañar el pasado? ¿Sirve de algo?
Cada uno es libre de extrañar o no el pasado. Es bueno conocerlo e informarse respecto a la historia de la industria de la música, y desde ya, como en todos los casos, a partir de eso se pueden tomar algunos buenos ejemplos y otro no tanto…

Siguiendo en esa línea, ¿qué es lo que no debemos perder en este negocio de aquellos tiempos?
El buen gusto…La pasión real por la buena buena música y el respeto real a los músicos y cantantes. Concretamente saber separar el trigo, de la paja…

¿Hay manera de recuperar todo eso que extrañas o eso ya se perdió definitivamente?
Yo no extraño eso !!! Afortunadamente sigo sintiendo y realizando lo que menciono y me rodeo de gente que gusta o toca y compone música desde lo más pesado a lo más melódico y diferentes géneros… pero hay géneros que no se cómo hacerlos… Es una nueva vertiente dentro de las ofertas y posibilidades de elegir…los tiempos cambian, se reciclan, se transforman y en algunos casos también crecen o bien involucionan…

Hablemos de las plataformas digitales. Sé que esta será una pregunta muy simplista, pero ¿empresas como Spotify, Apple Music, Tidal, contribuyen al mercado musical o más bien lo deterioran?
Jajaja…¿quien en verdad puede controlar la veracidad de sus cifras , playlist? Se favorece a muy pocos y perjudican económicamente a otros muchos…pero como dije antes la música hoy está digitalizada en todos sus sentidos. Y ni hablar de la baja calidad de audio que ofrecen a los ilusos usuarios y en desmedro del trabajo que realizamos los productores e ingenieros. Además, no ofrecen información o ficha técnica ni créditos, tampoco se les muestra las letras a los usuarios. Por eso hay algunos favorecidos y otros perjudicados.

¿Era inevitable ese cambio?
Claro, ¿quién puede frenar los cambios culturales y la evolución e involución de la raza humana en todos sus sentidos? Internet es igual que “El Arte de la Falacia”!

Perdón si mis preguntas puedan expresarse con cierta ironía, pero ¿el consumidor común de la música se preocupa de la calidad del sonido?
Evidentemente no… entiendo como consumidor común, a aquellos que no son melómanos. Escuchan todo de manera casual, no eligen sino que directamente consumen . Y no conocen otro tipo de audio menos comprimido y con mayor rango dinámico…evidentemente a la mayoría no le interesa…

Sigo por la misma línea: Entonces, entrar a un gran estudio, contratar a un destacado productor, tener detrás a un gran equipo de colaboradores, ¿no es un poco un ejercicio de placer privado sin mayores posibilidades de rentabilidad?
Depende del respeto que tengas por tu propia música y el tratamiento que realmente merecen. Es cono el arte culinario, Cocina de Autor o MC Donald, es como una cirugía: O te la realizan en un quirófano con un médico cirujano idóneo y con experiencia o puedes elegir que te la realice un carnicero en la cocina de una fonda. La música grabada queda eternizada y si tiene esa condición de escuchar en estéreo y que produzca sensaciones sensoriales, mucho mejor…

Hace un tiempo te trasladaste a Estados Unidos. Al llegar a California, ¿qué encontraste que te hacía falta?
Me mudé al Valle de Coachella es la cuna del Stoner o Desert Rock. Además, las ciudades del desierto son una usina constante de música, de muchos diferentes géneros pero que a su vez tienen la congruencia del Desert Music… y es una comunidad compuesta por muchos músicos, productores, artistas plásticos y escritores y muchas formas de expresión artística. El Desierto es un lugar muy inspirador para mi y afortunadamente cuento con la generosidad de muchos buenos colegas y amigos..

¿Cómo se ha sentido la pandemia por esos lados?
Afectó mucho como en todos sitios, record de muertos e infectados. Afortunadamente ahora están bajando las estadísticas casi a la mitad que el pasado enero…no shows, no Tours , pocas grabaciones…

¿Volveremos a la “normalidad” o nos vamos olvidando del pasado?
No hay que olvidar los antiguos hábitos y costumbres. Debemos reinventar las formas en este mundo digitalizado y ahora además convivimos con varios nuevos virus mortales…ojalá el hombre sepa salir de su propio macadam…

 


Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com