Por equipo de Zonagirante.com @zonagirante

Este año también será recordado por las adaptaciones que han hecho algunos artistas del continente de fantásticas canciones originales que están en la memoria de buena parte del planeta. Este ejercicio lo hicimos apenas terminó el primer semestre de este año, y en aquel entonces encontramos 20 reinterpretaciones admirables en su ejecución y en su reinvención, dándole la posibilidad a la audiencia de imaginar nuevos laberintos sonoros que modelaban de formas diferentes piezas musicales muy conocidas. Ya rozando la navidad de 2020, hemos hecho la segunda parte de esta colección de covers hechos por músicos latinoamericanos, y hemos encontrado 16 ejemplos dignos de ser recordados, ya sea por la sensibilidad de su interpretación, por el buen humor con el cual se asumió dicha misión o los detalles complementarios a los que se acudieron para marcar la diferencia entre las producciones originales y estas versiones recientes.

Rozando la hora de duración, en esta playlist, si se sigue el orden de presentación, vamos de la ternura a la euforia, de la exquisitez al desenfreno. El viaje comienza trayendo recuerdos  de Soda Stereo, a una baja y sensual velocidad, en la voz de Rosario Ortega (si, la hija de Palito, la hermana de Julieta y Emanuel). A continuación seguimos con los clásicos australes, en una brillante y muy celebrada versión de Barro tal vez, de Luis Alberto Spinetta, a cargo del dúo Cande y Paulo. Y luego, festejando el regreso de la agrupación colombiana Puerto Candelaria a sus instantes jazzísticos, tendremos su versión de Summertime, composición hecha por George Gershwin, concebida como aria para la ópera Porgy & Bess, de 1935.

Luego llega Fito Páez (¿les sorprende que haya covers del rosarino? A nosotros no), y la versión que hace de 11 y 6 su compatriota Francisco Charco. A continuación, desde Lima, nos llega una de las mejores representantes de la nueva oleada de cantautoras peruanas, Micaela Salaverry, haciendo homenaje a la tijuanense Julieta Venegas y su tema Eres para mi. Otros que recuerdan las tonadas originales de la Venegas son los miembros de la banda argentina Pasaje Osaka, quienes interpretan en modo indie pop su tema Canciones de amor.  En el séptimo corte de este listado incluimos un momento infaltable de la mal llamada “música plancha”, en el cual la banda peruana Números Primos recurre a uno de las tonadas más recordadas de Yuri, Maldita primavera. 

Luego viene el segmento dedicado a Charly García. El del bigote bicolor es reinterpretado en dos ocasiones: Juan Galeano, vocalista de la banda bogotana Diamante Eléctrico, toca Promesas sobre el bidet, y, a continuación, desde Uruguay, La Mujer Pájaro, agrupación que hizo parte de nuestro compilado Náufragos en casa, trae el cover de No soy un extraño.

Los porteños Adicta, cultores actualizados del new wave, nos traen a la memoria a Laura Branigan a través de su reinterpretación traducida al castellano de Self Control. Los mexicanos Porter aprovechan su cercanía con Zoé y hacen su propia grabación de Dead. Y de regreso a Buenos Aires, con un registro en vivo ejecutado en el Centro Cultural Kirchner, Ramiro Abrevaya se arriesga con una de las composiciones más famosas de los irlandeses U2, I still haven´t found what I´m looking for. 

El dúo colombiano Maiguai, combinando elementos electrónicos y rockeros, se va al Caribe y hace su particular versión de La Cumbia del Amor, de Lisandro Meza. Luego saltamos a Panamá y nos encontramos a los incombustibles Rabanes tocando a su manera Quizás, Quizás, Quizás, tema que ha sido cientos de veces grabada por reconocidos artistas como Nat KIng Cole, Celia Cruz, Los Panchos, Pedro Vargas y muchos otros.

El listado cierra con rock and roll. Los mexicanos Los Rayobacks realizan una graciosa traslación de Dancing with myself, de Billy Idol, y la llama Dancing with Chorrito. Y finalmente, el señor Flavio Ciancarulo, uno de los miembros fundadores de Los Fabulosos Cadillacs, trae a colación a Vince Taylor, cerrando de forma furiosa este compilado.

En fin, esperemos disfruten estos cincuenta y siete minutos de de deleite ecléctico y multicolor, covers listos para ser incluidos en sus guateques particulares de fin de año. En estos días complicados, la buena música, aun en sus versiones más variopintas, cura heridas y trae buenas sonrisas.

 

Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com