Por equipo de Zonagirante.com @zonagirante

Hace veinte años encendí el televisor desde temprano, jugando a señor grande, como aquel que busca ver las noticias mientras elige la corbata del día y se informa de la situación de tráfico camino al trabajo. Ese día había unanimidad entre los expertos, anunciando que no iba a llover en la ciudad, que, en el peor de los casos, habría algunas nubes imprudentes tapando por algunos minutos el brillo del sol, pero las caminatas por el centro de la urbe no se deberían ver interrumpidas por el desatino del uso de paraguas. Ese día, creo, estrenaron un spot publicitario de esos autos que siempre impresionan, uno todo terreno, de los que suben sin ningún problema una roca o cruzan sin problema un amplio charco. Seguramente el comentario que hice apenas terminó semejante despliegue de potencia metalmecánica fue uno irónico, en que afirmaba que igual tremenda máquina sería un habitáculo aburrido en medio del tráfico capitalino. 

La programación seguía, y mientras me sentía, café en mano, como cualquier hombre adulto que juega a tempranas horas a creerse un poco el dueño del mundo mientras termina de vestirse, todo se interrumpió. Una torre. Preguntas inmediatas en el chat, ¿qué pasó? ¿Viste cómo se estrelló? ¿Esto está sucediendo? La imagen de cientos de incrédulos mirando un edificio en llamas con total sorpresa. Seguro fue un accidente, pero cosa tan absurda, ¿no? No, no, no. La otra torre. El vecino que no tiene televisión en su casa, timbra y entra inmediatamente, no podía creer lo que escuchaba en la radio. Y, sin quererlo, me hundí en el sofá, sin importar que se derramó un poco de café en mi camisa a la hora de sentarme. La adultez de la que presumía hace unos minutos, se transformó en miedo. Yo de aquí no me quiero mover. No entiendo nada, nada, nada. Mi vecino cae en el mismo estado de shock y se sienta al lado. El momento más fuerte es ver un montón de hombres y mujeres cubiertos con un polvo gris hediondo que seguramente olía a la peor de las desgracias mortuorias caminando por el puente, tratando de llegar a casa, totalmente derrotados. Esos simulacros de muertos vivientes seguramente no se recuperaron fácilmente. Nosotros, mi vecino y yo, no pudimos levantarnos del sofá durante horas. Así comenzó el presente siglo para todos nosotros. 

////////////////////////////////

Por trigésima sexta vez en 2021, sostenemos las ganas de escuchar buena música,  y por ello, el nuevo listado semanal con 20 tonadas de reciente producción hechas en Colombia, Argentina, Ecuador, Perú, Paraguay, Uruguay, Chile y México,  etiquetadas como  Pop, Fusión, Folk, Hip Hop, Folclor, Electrónica  y Rock. Entre otras, agregamos el nuevo sencillo de Niña,  la última producción de Astronaut Project, la nueva publicación de Flou y la más reciente grabación de Friolento.

Repetimos una vez más nuestra frase favorita para este tipo de ocasiones: Busque sus audífonos, apártese del mundo y escuche. Esta es la playlist de Zonagirante.com del 10 de septiembre de 2021. 

Si alguien entre nuestros seguidores quiere mostrar sus labores en la ilustración y colaborar con Zonagirante.com, puede comunicarse con nosotros y  enviar su portafolio a zonagirante@yahoo.com. Desde ya, muchas gracias.

Participan:

Gepe (Chile)

Sarasqueta (Euskadi/Argentina)

Niña (México)

Satélite Menor (Perú)

Isla de Caras (Argentina)

Neoma (Ecuador)

Acid Coco (Colombia)

Maca del Pilar (Chile)

Iván Salo (Argentina)

Coco Cecé (México)

Animaleja (Colombia)

Marian Crole (Uruguay/Suiza/Inglaterra)

Marez (Chile)

Juan Ibarlucia (Argentina)

Astronaut Project (Perú)

La Sociedad de la Sombrilla + Piel Camaleón (Colombia)

Sir Hope (Argentina)

Blackthony Starfano (Perú)

Friolento (Chile)

Flou (Paraguay)

Compartir
HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com